CHILPANCINGO, Gro., 16 de febrero de 2015.- Los maestros movilizados del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estad de Guerrero (SUSPEG), se deslindaron de haber incendiado las oficinas de San Mateo.

En rueda de prensa, Simón Ramírez, integrante de la base de este sindicato, desmintió algunas versiones que los señalan a ellos de haber cometido este acto de vandalismo, y agregó que en el momento en que esos hechos tenían lugar, ellos se encontraban realizando tramites.

Cabe destacar que la versión que dio el oficial mayor de esta agrupación fue que sujetos a bordo de una camioneta blanca fueron los que apedrearon e incendiaron con bombas molotov el lugar, el modo de operar fue similar al de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) en sus actos de protesta radicalizados.

Algunas personas que se encontraban en el lugar dijeron pertenecer a la  Coordinadora; “la camioneta decía CETEG – CNTE”, dijeron en el lugar del incendio.

En tanto los integrantes del SUSPEG dijeron que ellos no buscan realizar esas acciones y que incluso tiene cosas más importantes en que ocuparse con relación a trámites y búsqueda de soluciones para sus demandas.

Simón Ramírez aprovechó para recalcar que si se unieron a la movilización de la CETEG es porque solo ellos han sido capaces de abrir las puertas y conseguir cosas a favor del magisterio.

Además dijeron que ahora también pertenecen de manera activa en el Movimiento Popular Guerrerense.

“Nos duele que se haya incendiado ese lugar pues es además nuestro patrimonio y también nos duele”, aseguró.

No deslindó a la CETEG de haber cometido estos actos, pero dijo que si se clonan armas y cosas más complicadas, un logo es mucho mas fácil de clonar para culpar al movimiento de algo que quizás no hicieron.