CHILPANCINGO, Gro., 14 de octubre de 2014.- Estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa realizaron disturbios la tarde del pasado lunes en Chilpancingo, luego de 18 días de la desaparición de 43 de sus compañeros y el asesinato de tres más el pasado 26 de septiembre en la ciudad de Iguala.
Los jóvenes, destruyeron con piedras y palos el edificio del Palacio de Gobierno, y posteriormente le prendieron fuego.
Por la tarde, los estudiantes, quienes mantenían el edificio del Palacio de Gobierno tomado desde las 11 de la mañana, y ante la falta de respuesta de las autoridades, irrumpieron en el edificio y destrozaron cristales, computadoras y mobiliario.
Previo a los disturbios, se produjo un altercado entre estudiantes y trabajadores del gobierno del estado, cuando estos últimos lograron tirar una de las puertas de acceso del palacio, que estaba tomado por los estudiantes y se lanzaron sin que se registrara un hecho mayor.
Además incendiaron un camión repartidor de una empresa botanera a unos 500 metros del lugar, frente al instituto tecnológico de Chilpancingo.
Cuando los trabajadores dejaron el inmueble y se alejaron, los estudiantes ingresaron por la fuerza rompiendo los candados de las rejas de acero que protegen el Palacio de Gobierno.
Un grupo de estudiantes impidió el paso a los reporteros y solo los dejaron ingresar, ya que se retiraban del lugar.
En la zona se podían percatar los destrozos al inmueble, vidrios rotos en todo edificios, incendios en otros.
El percance se prolongó por más de una hora. El edificio Tierra Caliente fue consumido en su totalidad por las llamas.
Al lugar llegaron elementos de seguridad pública y bomberos quienes sofocaron el incendio en un lapso de 40 minutos.
Después, maestros de la CETEG y estudiantes de Ayotzinapa ingresaron al ayuntamiento de Chilpancingo, donde realizaron destrozos en la mayoría de las oficinas para posteriormente prenderle fuego.
El inmueble quedó en manos de los manifestantes, quienes colocaron sillas y cadenas en los accesos.
Personas que pasaban por el lugar corrían a refugiarse por disturbios que realizaban los profesores disidentes y los estudiantes. Cientos de negocios cerraron sus cortinas por el temor de que fueran saqueados o incendiados.
Para este martes se esperan más manifestaciones en la ciudad de Chilpancingo