ACAPULCO, Gro., 09 de octubre de 2014.- El representante adjunto en México de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jesús Peña Palacios, llegó a Acapulco para conocer a detalle los hechos de violencia ocurridos en el municipio de Iguala.

Además de reiterarle la disposición de su gobierno para allegarse de toda la información necesaria, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, admitió que es fundamental que sea la ONU quien pueda involucrarse y participe de acuerdo a sus facultades para que la investigación tenga más solidez y validez.

Sin embargo, realizó una petición de que no sólo se coadyuve en este caso, sino que se reabra el asunto del 12 de diciembre, donde dos normalistas y un despachador de gasolina perdieron la vida en la Autopista del Sol; “soy el primero en no estar satisfecho con los resultados, y esperamos que se castigue con el peso de la ley a los responsables”, dijo.

“Nosotros queremos trabajar esto como una caja de cristal, abierta, ese es el propósito fundamental de haberles solicitado este encuentro con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas”.

Por su parte, el comisionado de las Naciones Unidas exigió una búsqueda eficaz de los desaparecidos y aplicar los protocolos correspondientes en la exhumación de los cuerpos hallados en fosas en Iguala.

Así mismo, la Oficina reconoció la oportunidad que se le ha brindado al Equipo Argentino de Antropología Forense para participar en el proceso de identificación de los restos.