IGUALA, Gro., 4 de octubre de 2014.- Felipe Flores Velázquez, secretario de Seguridad Pública de Iguala, era famoso, entre otras cosas, por clonar las patrullas de la policía municipal para que sus elementos pudieran realizar “trabajitos especiales”.

Según lo publicado por La Jornada, este sábado la Policía Ministerial de Guerrero encontró tres de esos vehículos en los terrenos de la feria: dos tenían número (025 y 007) y otro no. Los tres carecían de placas. Los números no coinciden con los que estudiantes de la normal de Ayotzinapa identificaron como aquellos a los que fueron subidos sus compañeros la noche del viernes, hace ya una semana (017, 018, 020, 022 y 028, según el resumen del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan),

No era la primera vez que Felipe Flores –quien, según dice un funcionario estatal, inició carrera como “oreja de inteligencia militar”– ocupaba un cargo en la policía de Iguala. “Más de uno le dijo al alcalde José Luis Abarca que no lo nombrara, porque no era de fiar, pero él se empeñó en hacerlo”.

Flores es además primo y compadre del presidente municipal. Pero al parecer el parentesco es lo de menos. “Todos los alcaldes de la región Centro y de la Tierra Caliente son rehenes de la delincuencia organizada”, dice un ex funcionario municipal. Agrega que en las campañas –a él mismo y su candidato les ocurrió– lo común es recibir una visita que anuncia: “Los vamos a apoyar. Nomás nos tienen que dar seguridad pública, reglamentos y tránsito”. En el caso de la presente administración municipal no fue reglamentos, pero sí protección civil, según informa el ex funcionario.

Lee la nota completa: http://www.jornada.unam.mx/2014/10/04/politica/008n1pol