CHILPANCINGO, Gro., 7 de diciembre de 2013.- Con un homenaje solemne en las instalaciones del ayuntamiento, la noche del viernes se despidió al director de Tránsito municipal de Arcelia, Mario Urióstegui Pérez y al subdirector del área, Josué Vavinez Ramírez, muertos junto a otros dos compañeros en un enfrentamiento con el Ejército Mexicano.

De acuerdo a versiones de los pobladores, ambos funcionarios tenían relación con la delincuencia organizada, sin embargo, la versión que se maneja en medios impresos es que el enfrentamiento con los militares se debió a una confusión.

Por indicaciones del alcalde Taurino Vázquez, los dos funcionarios recibieron el trato de hombres honorables.

Los pobladores comentaron que la madrugada de este sábado 7 de diciembre se registraron más enfrentamientos armados en las inmediaciones de la comunidad de Palos Altos, donde murieron los cuatro funcionarios municipales de Arcelia.

Hasta la mañana de hoy la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano permanecía cerrada.

En el lugar hay elementos del Ejército y de la Policía Ministerial todavía varados, ya que los pobladores los señalan como responsables de las cuatro muertes.

Cientos de automovilistas que pretenden llegar hacia Pungarabato y otros puntos de la Tierra Caliente pasaron la noche en la carretera, al igual que quienes buscan el camino hacia Teloloapan, Iguala y Chilpancingo.