CHILPANCINGO, Gro., 24 de marzo de 2015.- Es algo que todos hacemos a diario. Pero ¿cómo sabemos si estamos lavando bien nuestro cabello? De acuerdo a los expertos, hay, de hecho, una manera incorrecta de lavarse el pelo y hacerlo mal puede llevarlo de sedoso y brillante a totalmente mediocre y dañado, publica The Daily Mail.

Para el cuidado del cabello hay que tomar en cuenta algunas cosas:

El cuidado extremo al lavarse el pelo, y pensar que frotarlo muy fuerte limpiará a fondo, no puede estar más lejos de la verdad, ya que poner demasiada presión en el cuero cabelludo puede resultar en un pelo grasiento, toda vez que se estimula la secreción de aceite de la glándula sebácea.

Lavarse el pelo con agua tibia es mejor para los folículos, al recordar que también el agua caliente activa la glándula sebácea y puede dejar el cabello graso después del lavado.

Para lograr mejores resultados con el champú, hay que asegurarse de que el pelo esté mojado antes de ponerlo, lo que ayudará en la producción de mayor espuma que genera una mejor limpieza.

Luego del champú, en las puntas del pelo, hay que terminar siempre con un adecuado acondicionador, el cual no debe ser puesto en el cuero cabelludo para evitar raíces grasas.

Con la toalla solo se debe quitar el exceso de agua del pelo, ya que al tratar de secarlo se crea un roce con la tela y esto genera fricción que puede dañar la cutícula, dejando el cabello opaco y sin vida.

También es importante evitar que se peine el pelo después de la ducha; hay que cepillar el cabello con un peine de dientes anchos mientras se coloca el acondicionador.

Lee más: http://www.dailymail.co.uk/femail/article-3009230/Are-washing-hair-wrong-Spend-twice-long-rinsing-lathering-don-t-shampoo-ends-NEVER-towel-dry-simple-changes-glossy-locks.html