MÉXICO, DF, 24 de noviembre de 2014.- La actuación policiaca en el operativo realizado en la plancha del Zócalo capitalino el 20 de noviembre, donde se dieron enfrentamientos entre manifestantes y efectivos, debió haber estado fundamentado en los protocolos necesarios para la contención de multitudes.

Para la directora de la Organización Causa en Común, María Elena Morera, la función principal de los uniformados tuvo que ser en materia de respeto de acciones en favor de los derechos humanos.

Destacó que la falta de profesionalización de los elementos de seguridad es uno de los graves problemas porque no aplican, con conocimiento, las especificaciones correctas para su trabajo.

Las policías están para contener y muchas policías no están dando esa función, para que sean profesionales de su trabajo.

Habla la necesidad de primero de reforzar la capacitación de los policías, el uso de la fuerza excesiva se da porque no saben de los protocolos, no hay investigación interna y además de la profesionalización de los elementos”, dijo Morera.

Por su parte, el especialista Alejandro Hope aseguró que este problema se encuentra en la parte superior de las instituciones, ya que son los altos mandos quienes envían las órdenes de ejecución, más allá de la forma de actuar del elemento.

Habla de la desatención institucional, porque protocolos sí hay, pero no se cumplen, habla también del control interno, el mando es el responsable de que se diera la orden y es ahí donde se deben dar las acciones necesarias.

Los policías no saben de mecanismo de control de la fuerza, como exigen en otras partes del mundo, existen, pero el problema es que lo utilicen, abusan de la forma de detenciones”, dijo Hope.