ACAPULCO, Gro., 18 de marzo de 2015.- Durante el evento de toma de protesta del Patronato del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), el gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, aseguró que si el Congreso decide el próximo 26 de abril destituirlo de su cargo lo aceptará con plena satisfacción.

 

Ante la presencia de la sociedad civil organizada, puntualizó que “no vamos a mover un sólo dedo, ni vamos a comprar los votos de los diputados para que nos den la oportunidad de seguir hasta el final”.

 

Respecto al caso Ayotzinapa, el gobernador reconoció al presidente Enrique Peña Nieto, pues asegura que marcó un hito al reunirse con los padres de los normalistas durante cinco horas en la residencia oficial de Los Pinos.

 

Finalmente, Ortega declaró que “no nos tiemble la mano” para señalar a los candidatos políticos vinculados al crimen organizado, para que no se repita otro caso Iguala.

 

(Con información de Uriel Sánchez)