CHILPANCINGO, Gro., 06 de abril de 2014.- A seis meses de las tormentas que azotaron Guerrero debido el ciclón Manuel, la reconstrucción de las casas dañadas no ha iniciado; solamente en la comunidad de La Pintada, el pueblo que fue sepultado por el desgajamiento de un cerro en el municipio de Atoyac de Álvarez, se está trabajando para entregar viviendas a las personas afectadas.

Inclusive en la comunidad de El Paraíso, el segundo lugar con mayor afectación por las lluvias  y el deslave de los cerros, en septiembre pasado, están todavía a la espera de la reubicación de muchas viviendas ante el temor de nuevos derrumbes. La población se encuentra en riesgo.

Durante una visita realizada por Excélsior a la comunidad de La Pintada se nos informó que en la segunda semana de marzo, durante las labores para retirar la tierra, fue encontrado el cuerpo de una persona muy cerca del río. Con este nuevo hallazgo, el número de muertos confirmados en La Pintada asciende a 78 y el de desaparecidos queda en ocho. Antes de la tragedia, tenía 628 habitantes

En esta comunidad enclavada en la Sierra Madre del Sur, la construcción de las casas va muy lenta. Están por terminar 13 casas de un primer grupo de 36.

La única obra que avanza con velocidad es la escuela, misma está siendo patrocinada por un banco. En total se edificarán 210 casas, una para cada familia.

Las construcciones son diferentes: hay casas de un piso, de dos pisos, de tres recámaras; se están haciendo de acuerdo con la cantidad de integrantes de las familias.

En un principio sólo se iban a entregar a las familias que perdieron sus viviendas, unas 30; sin embargo, la gente se inconformó y ahora el proyecto los incluirá a todos. Y aquí también surge una queja que ha sido la constante: la compañía constructora no es de Guerrero, los vehículos que utilizan tienen placas de Michoacán y del Estado de México.

Asimismo, cuando se entregaron las tarjetas a los damnificados para la compra de enseres domésticos, los comerciantes locales se quejaron de que los grandes ganadores fueron los centros comerciales, las tiendas de autoservicio foráneas, y ese dinero en lugar de fortalecer la economía local se fue del estado, así lo informó Excelsior.