CHILPANCINGO, Gro., 4 de julio de 2015.- México está sumido en una “profunda crisis de derechos humanos” y casos como Tlatlaya y Ayotzinapa no estarán claros sin la voluntad del gobierno federal para investigar al Ejército señalado por participar en ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y tortura, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización Human Rights Watch (HRW).

Vivanco dijo que el gobierno federal y el propio Ejército deben demostrar un “genuino interés” por resolver los casos Tlatlaya y Ayotzinapa, los cuales consideró emblemáticos.

El lunes, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), coadyuvante en el caso de la desaparición de los 43 normalistas de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos (Ayotzinapa), reveló que luego de tres meses de espera, el gobierno Federal mantiene en vilo la petición de entrevistarse con integrantes del 27 Batallón de Infantería, con destacamento en Iguala, donde se vio a los jóvenes por última vez.

Ángela Buitrago, experta del GIEI, dijo que el domingo pasado el Estado les informó que “aún analizaban la solicitud”.

“El GEI ve con preocupación esta demora, porque limita los esfuerzos por avanzar en la investigación de los hechos y en la búsqueda”, afirmó.

Vidulfo Rosales Sierra, activista del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y abogado del caso, consideró que la renuencia del gobierno a permitir las entrevistas, sólo genera más sospechas sobre su implicación en la desaparición de los estudiantes.

Con información de Periódico Central