CHILPANCINGO, Gro., 26 de marzo de 2015.- A pesar de los constantes señalamientos en contra del Ejército por su supuesta participación en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, tres sobrevivientes al ataque del 26 de septiembre en Iguala no acusaron en ningún momento ante el Ministerio Público la presencia de militares durante la refriega.

Lo anterior se desvela en un reportaje de Carlos Jiménez, titulado: “El Ejército nos ayudó tras el ataque en Iguala: normalistas”, del periódico La Razón; en él, los jóvenes coinciden en señalar que los elementos militares llegaron hasta después del ataque a una zona cercana, no al lugar de los hechos.

Uno de los sobrevivientes, José Santiago, de 21 años, dijo que él era uno de los que iban al mando de los normalistas y que tras la agresión que sufrieron a manos de los agentes municipales, él se escondió hasta que “policías ministeriales, estatales y militares” lo encontraron junto con otros normalistas y los presentaron ante el Ministerio Público (MP) para declarar sobre lo sucedido, y es así como con sus declaraciones desmienten la especulación de involucrar al ejército en la masacre de Iguala

La nota completa en La Razón