CHILPANCINGO, Gro., 20 de noviembre del 2013.- Damnificados de Quechultenango tomaron la delegación estatal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) para exigir la liberación de las tarjetas de apoyo que el gobierno federal dispuso para apoyar a las familias afectadas por la tormenta tropical “Manuel”, Las tarjetas de apoyo a damnificados tienen un valor de 10 mil pesos, canjeables por enseres domésticos.

Los damnificados reprocharon que la dependencia únicamente ofreció 525 tarjetas, cuando la cifra de hogares inundados es de 884, ante esta situación, al menos 200 damnificados tomaron las oficinas estatales de la Sedesol, cerraron las puertas de acceso e impidieron la salida de funcionarios y reporteros.

El delegado de la Sedesol, José Manuel Armenta Tello argumentó que solamente puede ofrecer 525, porque ese fue el número que arrojó un censo realizado después de las precipitaciones provocadas por “Manuel”, el líder de los manifestantes, Félix González Bello aseguró que la Sedesol impuso una trampa en las reglas de operación del programa emergente, para no apoyar a la mayoría de los afectados por la lluvia.

Únicamente las viviendas en las que el nivel de agua superó los 50 centímetros recibirán la tarjeta de apoyo, según indican las reglas de operación, “En muchas casas el agua no subió tanto, pero aun así lo perdieron todo, por eso queremos tarjetas de apoyo para absolutamente todas las familias afectadas”, sentenció.

El delegado Armenta Tello encaró la protesta y ante la propuesta de los damnificados emitió una respuesta negativa: “No se puede, solo hay 525 tarjetas y no vamos a dar más; no es mi culpa porque yo no inventé las reglas de operación”.