CHALCHICOMULA, Pue. 6 de marzo de 2015.- Luego de que este domingo 1 de marzo se hiciera el hallazgo de un alpinista “momificado” en el Pico de Orizaba, miembros del grupo de alta montaña de la Cruz Roja de Cuidad Serdán hicieron el hallazgo de un segundo cuerpo en el volcán poblano, mismo que estaría abrazado al primer cadáver y permitiría entretejer una trama digna de las más grandes historias de supervivencia.
 
Son dos momias las que se encontraron en el Pico de Orizaba, ello a una altura de 5 mil 270 metros sobre el nivel del mar. Los restos son frágiles y prácticamente se deshacen al tacto,” publica Diario Cambio en su edición en línea de este viernes, donde se añade que los cuerpos podrían pertenecer a Juan Espinosa Camargo y Enrique ‘El Calavera’ García, quienes habrían salido de expedición el pasado 2 de noviembre de 1959 en un intento por alcanzar la punta del volcán más alto de tierra azteca.
 
En entrevista con Ultra Noticias, el líder de la expedición de 1959, Luis Espinosa Ruiz, no sólo precisó que Camargo y García habrían sido sepultados por un alud “luego de que se rompió la cuerda a la que iban conectados”, sino que existiría incluso un tercer cadáver escondido bajo las toneladas de nieve blanca. El de Manuel Campos.
 
Ese 2 de noviembre subimos 7 personas al Pico de Orizaba. El día del ascenso hacía un clima esplendoroso… pero no contamos con que, 2 semanas antes, hubo un temporal muy fuerte, y eso provocó una avalancha, pues la capa de nieve, pese a ser dura en el Pico, no había soldado con la capa principal”, precisa el escalador mexicano, quien se dice entre los sobrevivientes del percance junto a Marco Antonio Fernández y Darío Huesca.
 
Nosotros 3 fuimos arrastrados por la avalancha, bajamos rodando casi 100 metros, y salimos a flote. Posteriormente al otro día subí con una expedición de rescate a buscar a mis compañeros y sólo encontramos el cuerpo de Alberto Rodríguez, quien murió por asfixia, ya que su cabeza quedo para abajo”, lamentó a sus 78 años de edad el alpinista al describir que “nosotros éramos expertos en alpinismo, pero no lo eramos en glaciología”.
 
 
EL RECUENTO
Luis Espinosa Ruiz // Sobreviviente
Marco Antonio Fernández // Sobreviviente
Dario Huesca // Sobreviviente
 
Juan Espinosa Camargo // Momificado
Enrique ‘El Calavera’ García // Momificado
Alberto Rodríguez // Muerto por asfixia
Manuel Campos // Desaparecido
 
A modo de breviario, fue desde 1959 y hasta 1997 que Don Luis realizó 20 ascensos al Pico de Orizaba con la esperanza de recuperar los cuerpos de sus amigos, “sobre todo el de ‘El Calavera’, como le apodaban a García Romero, pues ambos estaban a un mes de egresar de la carrera de Ingeniería Química”.
 
Excélsior publica el pasado miércoles 25 de febrero fue el cumpleaños de Espinoza Ruiz, quien recibió el “mejor regalo de su vida” gracias la noticia de que un grupo de alpinistas había fotografiado los restos de una persona en el volcán el 1 de marzo, “lo que le produjo profunda alegría”.
 
En la sala de su casa, el hombre de 78 años de edad, mostró fotografías que dan cuenta de sus mejores años en el alpinismo, el cual, pese a la tragedia, inculcó a sus hijos”, se advierte en la versión impresa del rotativo, donde el ahora septuagenario puntualiza que el cambio climático “se ha comido de a poco el glaciar del Pico de Orizaba”, lo que permitió descubrir, después de medio siglo, el lugar escogido por la montaña para enterrar a estos atletas.
 
 
EL RESCATE
En ese sentido, Hilario Aguilar, quien se desempeña como presidente en Puebla del Club Alpino Mexicano, es miembro activo del grupo de alta montaña de la Cruz Roja de Cuidad Serdán y fue uno de los dos rescatistas que ubicó la primer “momia” el pasado domingo 1 de marzo, advirtió que ninguno de los cuerpos podrá ser rescatados de momento a causa del frente frío que entrará este viernes a la República Mexicana.
 
En conferencia de prensa realizada en el municipio poblano de Chalchicomula, el experto relató que las condiciones de descomposición de los cadáveres “impedirán que sean recuperados completos”, por lo que algunas partes habrán de ser seccionadas para evitar daños que puedan afectar los tejidos y con ello que se haga más difícil reconocerlos por medio de pruebas de ADN.
 
No es uno, son 2 cuerpos. Estuvimos haciendo una pequeña excavación pero, al meter la piqueta en la parte de abajo, ello para sacar el primer cuerpo, salieron algunos gases. Nos percatamos al estar destapando la momia con mucho cuidado que había otra mano, entonces seguimos excavando un poco más, pudimos ver que eran dos cuerpos”, expresó Aguilar durante su alocuión al añadir que las operaciones para desenterrar las “momias” y bajarlas se pospondrán tentativamente hasta la próxima semana, “tiempo que aprovechará el Ministerio Público de Ciudad Serdán para efectuar diligencias y otorgar poderes para autorizar el levantamiento del cadáveres”.
 
Asimismo, el también presidente del Club Alpino Mexicano Aguilar mencionó que hay restos de ropa desintegrada en la zona: “un suéter de color rojo y tal vez una chamarra azul rey, pero ya desintegrado todo”, no obstante, explicó que no es posible revelar con precisión el lugar del hallazgo de las “momias” a fin de “evitar que el morbo que ha generado el descubrimiento provoque que algunos alpinistas busquen llegar a los cuerpos, pudiendo propiciar personas lesionadas o alguna otra pérdida”.
  
Leer más en Diario Cambio, Milenio, Periódico Central, Ultra Radio y Excélsior