MÉXICO, DF, 6 de enero de 2015.- Una investigación especial de Sinembargo.com, informa que de acuerdo a pruebas presentadas por un grupo de científicos, así como miembros de la Unión de Pueblos Originarios del Estado de Guerrero (UPOEG) y el abogado del caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; hay sospechas fundadas de que incineró a los jóvenes estudiantes en los hornos crematorios del Ejército mexicano.

José Félix Rosas Rodríguez, miembro de la UPOEG de Tecoanapa, Guerrero, está seguro de que los militares desaparecieron a los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, en los hornos crematorios que tienen en Chilpancingo, la capital del estado.

El promotor de la UPOEG aseguró que hay un Sargento que les informó que todo el destacamento del Ejército de Iguala fue cambiado a otro lugar, después de los hechos del 26 de septiembre.

En tanto, el abogado de las familias, Vidulfo Rosales Sierra, aseguró que los padres de los normalistas solicitaron esa línea de investigación a la Procuraduría General de la República, sobre la presunta actuación de elementos del Ejército, ya que una semana antes de los hechos, amenazaron a los estudiantes de Ayotzinapa que realizaban una colecta en Iguala.

Coincide en el dicho el investigador titular del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Jorge Antonio Montemayor Aldrete, “hicimos notar con precisión y claridad que es absolutamente imposible que fueran cremados en el basurero de Cocula los 43 cadáveres. Lo han retomado en otros países desde el 12 de diciembre que lo dimos a conocer, pero hasta la fecha la PGR no ha dicho ‘esta boca es mía’, ni para desmentir el análisis, porque no podría; ni para decir que deben abrir otra línea de investigación”, dijo.

El científico argumentó que el análisis que ellos realizaron, lo puede hacer cualquier científico, ingeniero o técnico de áreas de química, física, ingeniería térmica o ingeniería militar.

“El análisis realizado, desde el punto de vista técnico, bien podría haber sido llevado a cabo por peritos de la PGR, es altamente probable que no lo hayan realizado o no se haya dado a conocer por motivaciones políticas o temor a posibles represalias por parte del Estado”, dijo Montemayor.

El científico aseguró que están en contacto con los padres y abogados de los 43 jóvenes normalistas.

“Tiene que abrirse otra línea de investigación porque el fiscal acusador, Jesús Murillo Karam [Procurador General de la República], salió en defensa de la hipótesis del Estado que es falsa. El problema es que hay un huesito y un molar y se identificó a uno de los 43. ¿Quién le dijo a Murillo que habría unas bolsitas con cenizas en el río San Juan? Es lo que nos tiene que decir”, expuso.