MONTERREY, NL., 22 de mayo de 2014.- Un ciudadano de Nuevo León adquirió una camioneta en una subasta electrónica de Hacienda, pero no sospechó que la dependencia le entregaría un vehículo… ¡preparado para delinquir!

 

De acuerdo a información publicada por Reforma, lo que inició como una oportunidad, terminó en un dolor de cabeza para el comprador, quien al recoger el vehículo se dio cuenta que tenía blindaje casero y que fue usado por la delincuencia organizada.

 

La Jeep Grand Cherokee modelo 2001, color gris, le fue entregada hace cerca de año y medio con una escotilla hechiza y con cristales y puertas con blindaje.

 

Las puertas tienen placas de acero y un dispositivo que se activa de manera manual y atraviesa una barra bajo la cerradura para impedir que sea abierta desde el exterior.

 

En el tablero hay botones que activan un dispositivo ubicado en la parte trasera que arroja clavos al pavimento.

 

Garza, quien ha realizado otras compras al Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), indicó que ni en la descripción de la subasta ni al hacer el pago lo alertaron sobre las características de la camioneta.

 

“En ningún lado viene que el vehículo estaba blindado. La factura aparece normal”, dijo.

 

“Esa camioneta no puede salir a la calle. Te detienen”.

 

Señaló que tuvo que cambiarle las puertas al vehículo porque tenían impactos de bala.

 

Desde que recibió la camioneta, aseguró, ha intentado regresarla al SAE, pero se ha topado con la negativa de la dependencia.