CHILPANCINGO, Gro., 24 de marzo de 2016.- Comerciantes de pescado y mariscos de los mercados de la capital del estado incrementaron los precios de sus productos hasta en un 45 por ciento esta Cuaresma, temporada en la que la religión católica prohíbe comer carne ciertos días.

En un recorrido que realizó Quadratín Guerrero por los mercados Baltazar R. Leyva Mancilla ubicado en la avenida Insurgentes; el Juan Alarcón Hernández que se ubica en la colonia Alianza Popular; y el del barrio de San Francisco, se pudo constatar que el precio del pescado y del marisco subió de manera considerable.

Juan Ulloa Marino, vendedor de pescado en el mercado Juan Alarcón Hernández, indicó que el kilo de mojarra en temporada que no sea cuaresma oscila entre los 45 y 50 pesos.

Este jueves la mojarra se vende en 80 y 85 pesos según la calidad del producto.

En lo que se refiere al kilo de camarón, informó que este normalmente se encuentra en 120 pesos, sin embargo hoy se ofrece en 180, 190 y hasta en 200 pesos, según el tamaño.

Mientras que el huachinango se da normalmente en 110 pesos el kilo, hoy lo tienen a 180 pesos.

En lo que se refiere al mercado Baltazar R. Leyva Mancilla, que es el más concurrido por ser el principal en la capital del estado, se observó que hubo una baja en los precios, pero no tan considerable.

El kilo de camarón en este centro de abasto se vende entre 170 y 180 pesos el kilo. No cambia mucho en cuanto al primer ejemplo del mercado Juan Alarcón Hernández.

Mientras que el mercado de San Francisco tiene los mismos precios que el Juan Alarcón, siendo entonces que en promedio subieron alrededor de 45 por ciento.

Ulloa Marino justificó el alza de precios al explicar que los proveedores les suben los precios en este tiempo de Cuaresma, por ello dijo que no pueden ofrecer el producto en menos porque entonces su ganancia sería nula.

La Cuaresma es el período de cuarenta y seis días, desde el miércoles de ceniza hasta la víspera del domingo de Resurrección, en el cual algunas iglesias cristianas preceptúan ciertos días de ayuno y penitencia en memoria de los cuarenta que ayunó Jesús en el desierto.