CHILPANCINGO, Gro., 31 de marzo de 2015.- El dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero, Bruno Plácido Valerio, quiere más que una diputación federal: tiene la mira puesta en la gubernatura.

En una asamblea popular, cientos de habitantes de la región Costa Chica propusieron al indígena Na Savi originario de la Montaña guerrerense, como candidato del Partido Humanista a la diputación federal del distrito IIX.

Plácido Valerio se registró formalmente ante el instituto electoral. Después, la exigencia social fue otra: buscar la gubernatura por el mismo partido.

El abanderado actual del Partido Humanista es el ex procurador de Justicia del Estado, Alberto López Rosas.

“Mis compañeros quieren que López Rosas desista y que yo sea el candidato a la gubernatura. Lo estoy pensando. Legalmente se puede cambiar de candidato, pero es una decisión que tenemos que analizar conjuntamente”, expresó Plácido Valerio en una entrevista concedida al Sol de Chilpancingo.

Sabe que el Partido Humanista es nuevo, que no tiene estructura, que no tiene militancia y que tampoco tiene recursos suficientes para hacer una campaña política de la misma magnitud que el PRI y el PRD.

“Pero yo soy cabrón”, dijo Bruno Plácido y soltó una risa. “Yo empecé desde cero y he puesto a temblar al gobierno federal”, presumió.

Está consciente de su alcance en los medios de comunicación locales, nacionales y extranjeros.

El sábado 28 de marzo, CNN publicó una nota con el siguiente encabezado: Un líder de autodefensas en Guerrero va como candidato a diputado.

Plácido Valerio sonríe cuando se imagina la cara que debió poner el presidente de la república, Enrique Peña Nieto al leer la noticia. “Debió ser incómodo, de seguro le disgustó”, supone el dirigente de la UPOEG.

“A mí me quieren chingar, ya van dos veces que han querido hacerlo”, recordó.

¿El motivo?, se burló del gobierno federal al retener un convoy del Ejército Mexicano con al menos 100 militares en el poblado de El Pericón, municipio de Tecoanapa, el 5 de agosto de 2013.

Los acusó de vínculos con la delincuencia organizada, les descubrió un “árbol de la horca” y denunció los abusos y torturas perpetrados por los militares contra la población civil.

“Yo sé a lo que le estoy tirando, sé con quienes me metí y sé que me quieren chingar”, comentó Plácido Valerio.

-“¿Entonces por qué quieres buscar la gubernatura?”, se le preguntó.

-“Porque si no hacemos nada por cambiar la situación del estado, los próximos muertos podemos ser nosotros”, respondió.

¿El ejemplo más ilustrativo?, para Plácido Valerio es el caso Ayotzinapa, el descubrimiento público de la infiltración del crimen organizado en el poder, la impunidad que aún impera en el crimen que dejó un saldo de 43 estudiantes desaparecidos y seis personas muertas en un ataque a balazos perpetrado por el grupo delictivo Guerreros Unidos y policías municipales de Iguala coludidos con el cártel.

“Los candidatos de otros partidos están prometiendo muchas cosas, están prometiendo seguridad, están prometiendo desarrollo, están prometiendo paz. Pero yo soy el único que ha demostrado con hechos que sí soy capaz de hacerlo. En las regiones Costa Chica y Montaña (donde opera la Policía Ciudadana de la UPOEG) no hay delincuencia organizada”, sostiene Bruno Plácido.

El indígena Na Savi incluso se siente capaz de derrotar a los candidatos del PRI, PAN y PRD en un debate político.

“A todos les puedo decir sus verdades, a todos les puedo decir sus antecedentes y a todos les puedo demostrar que lo que ellos están proponiendo yo ya lo hice en la Costa Chica”, advierte.

Bruno Plácido Valerio quiere la gubernatura. Su plan de trabajo, según comenta, se centrará en tres ejes: seguridad, desarrollo y paz.

Para el líder del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana, la crisis de inseguridad y pobreza que hoy enfrenta el estado de Guerrero es culpa de los gobiernos del PRI y el PRD.

Por ello, sostiene que la población va a votar por una opción diferente y que el combate contra la inseguridad que ha encabezado desde hace dos décadas convencerá a los ciudadanos de que él está dispuesto a arriesgarlo todo, incluso su vida, por combatir a los criminales que hoy tienen hundida a la entidad y han impedido el desarrollo económico.

 

De la autodefensa a la Policía Ciudadana

Hace 20 años, en 1995, Bruno Plácido Valerio inició un movimiento de autodefensa en el municipio de San Luis Acatlán, que después se consolidó como Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

El objetivo era frenar los secuestros, las violaciones y los asaltos a manos armada; en ese entonces el gobernador era el priísta René Juárez Cisneros.

La Procuraduría General de Justicia acusó falsamente a Plácido Valerio de violar a cuatro mujeres en una hora, por lo que fue detenido y sometido a tortura durante dos días.

A pesar de ser el fundador, Bruno Plácido fue expulsado de la CRAC tras una serie de malentendidos, “grilla política”, liderazgos mal vistos e inconformidades. Incluso hubo el intento de asesinarlo.

Antes, en enero de 2011, el indígena de San Luis Acatlán ya había consolidado un nuevo proyecto: La Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), esta vez enfocado al desarrollo y la paz social.

Aunque su nuevo proyecto estaba alejado de las armas, sólo dos años después, el 4 de enero de 2013, Plácido Valerio encabezó el levantamiento armado en Tecoanapa.

Inicialmente se constituyeron como autodefensa y después como Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSYJC).

Actualmente el SSYJC opera en 14 municipios de tres regiones, con policías ciudadanos, asambleas populares y consejeros en cada comunidad, bajo el amparo de la Ley 701 de Reconocimiento, Derechos y Cultura de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado de Guerrero.

El Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana incluso mostró mayor efectividad que las corporaciones policiacas y militares para erradicar al crimen organizado.