IGUALA, Gro., 24 de noviembre de 2014.- Gracias al testimonio de un leñador, quien vio a sospechosos a bordo de vehículos de lujo que llevaban a gente presuntamente secuestrada hacia el paraje La Joya, se logró ubicar seis fosas donde los familiares de víctimas de desaparición hallaron restos humanos.

De acuerdo a lo publicado por El Sur, el testigo contó que los campesinos que viven en el área escuchaban gritos, “no me maten, no me maten”, de gente que era llevada por la fuerza a los parajes La Laguna y La Joya, en las faldas del cerro Gordo, por miembros de la delincuencia organizada.

Un leñador, de quien se omite el nombre por su seguridad, fue la pieza fundamental para lograr la ubicación y hallazgo de seis fosas clandestinas con restos humanos en los parajes La Laguna y La Joya del cerro Gordo al poniente de Iguala.

El leñador narra que, desde hace poco más de un año había visto subir a esta zona a gente en vehículos de lujo “unos blancos y otros rojos”, la mayoría sin placas, en los que llevaban a gente secuestrada, “los llevaban caminando hacia el cerro con las manos amarradas”.

Reconoce que él, igual que otros agricultores y vecinos de la zona nunca dieron a conocer esta información por temor a los grupos de la delincuencia que tenían el control de esta zona.

Describe que toda la zona, desde Pueblo Viejo hasta la Barranca del Tigre, La Sierpe, La Laguna, La Joya, Monte Hored y San Miguelito, fue ocupada por los sicarios para enterrar a las víctimas que secuestraban y luego asesinaban.

Los vecinos comentaron que las autoridades de los tres niveles de gobierno ya sabían de la ubicación de las fosas con restos humanos, sin embargo nunca hicieron nada, “al gobierno le conviene que nosotros no nos pongamos de acuerdo”.

Lee más en: http://suracapulco.mx/archivos/230843