CHILPANCINGO, Gro.- Fierros retorcidos, el monumento de Morelos derribado, cristales rotos y una parte del recinto legislativo incendiada conforman el escenario en que Rogelio Ortega Martínez toma protesta como gobernador sustituto de Guerrero.
La sesión solemne estaba programada a las 19 horas. A 30 minutos de retraso, los asistentes comenzaron una serie de rechiflas y aplausos para apresurar el acto protocolario.
Entre los asistentes, la esposa e hija de Rogelio Ortega, el fiscal y vicefiscal del estado, funcionarios del gabinete estatal y catedráticos de la Universidad Autónoma de Guerrero.
Previo a la toma de protesta, el recinto seguía resguardado por elementos antimotín de la Policía Estatal.