CHILPANCINGO, Gro., 9 de abril de 2014. Más de mil trabajadores de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) pararon labores para exigir incremento salarial y mejores condiciones laborales.

Desde las 9:00 horas, agentes del ministerio público, peritos y trabajadores administrativos se plantaron en la entrada principal de las instalaciones de la PGJE en Chilpancingo.

Vianey Salgado Gallegos, manifestante y vocera de los trabajadores, recordó que en 2012 se firmó una minuta entre la PGJE, la Secretaría de Finanzas y la Secretaría General de Gobierno, en la que se pactaba un incremento salarial del cien por ciento.

Sin embargo, a dos años de ese compromiso, el incremento aún no se refleja en los salarios de los trabajadores de la PGJE.

Por ello, los peritos, ministerios públicos y empleados administrativos pararon labores en las siete regiones de Guerrero.

Salgado Gallegos puntualizó que en Acapulco se tomaron todas las agencias del MP, mientras que en el resto de los municipios los trabajadores se unieron de manera representativa a la concentración que se realiza frente a la PGJE, en Chilpancingo,

“Todas las agencias de todas las regiones están parando, nada más dejaron guardias. Aquí en este plantón hay trabajadores de Teloloapan, Taxco, Iguala, Coyuca de Catalán, Zihuatanejo, Tixtla y Chilpancingo”, explicó.

Detalló que Acapulco hay 14 agencias del Ministerio Público tomadas, lo que implica el paro laboral de más de cien trabajadores.

Salgado Gallegos informó que al paro laboral y plantón frente a la PGJE se sumará la Policía Ministerial.

Los manifestantes denunciaron que son víctima de amenazas por parte del subsecretario de despacho de la PGJE, Miguel Ángel Urrutia.

“Él nos amenaza, desde hace un mes lo hizo porque sabía que nos íbamos a unir para exigir mejoras salariales y laborales, incluso ayer empezó a buscarnos, a hostigar a los compañeros. Nos advirtieron que habrá represalias, hay procedimientos internos que ya nos iniciaron, la Contraloría Interna y la Visitaduría ya nos buscaron para iniciarnos procedimientos, para sancionarnos”, denunció Salgado Gallegos.

La exigencia de aumento salarial del cien por ciento se deriva de la minuta firmada hace dos años, en la que se prometió este aumento, ya que Guerrero es el estado en el que los trabajadores de la fiscalía reciben el menor salario a nivel nacional.

La media nacional salarial es de 10 mil pesos quincenales, mientras que en Guerrero un trabajador de la PGJE percibe un ingreso de apenas 4 mil.

También se quejaron de la falta de garantías laborales, como bonos de riesgo y de el irregular otorgamiento de plazas e incrementos salariales a personas no capacitadas, que llegan a la PGJE impuestas por el procurador Iñaki Blanco Cabrera.

Otra queja fue la falta de material de trabajo y víaticos, los cuales corren a cuenta de los trabajadores.

La propuesta de la PGJE fue de incrementarles únicamente mil pesos, lo cual fue rechazado por los trabajadores.

Los manifestantes lanzaron la siguiente advertencia: “Si no logramos un acuerdo que nos beneficie vamos a empezar a parar las agencias, en todas las regiones, como lo esta haciendo Acapulco, que se queden los ministerios públicos solos.  Si hacemos eso ¿quien va a trabajar a los detenidos y quien va a ir por los muertos?”