ARCELIA, Gro., 8 de diciembre de 2013.- Trasladan a Chilpancingo a cinco elementos militares que participaron en el ataque a los funcionarios municipales de Arcelia, donde perdieron la vida cuatro trabajadores, el director y subdirector de tránsito y dos empleados de la dirección de cultura.

Los detenidos son fuertemente custodiados por militares, Policía federal y del estado.

Este viernes 6 de diciembre, cuatro personas perdieron la vida, en la localidad de Palos Altos, municipio de Arcelia, ubicado en la región de Tierra Caliente, al parecer por elementos del Ejército Mexicano, en una aparente confusión.

El alcalde Arcelia, Taurino Vázquez, informó que el director de Tránsito Municipal, Mario Uriostegui así como el subdirector de esta dependencia, José Rodríguez, fueron asesinados cuando se dirigían a cazar.

Vázquez detalló que ambos funcionarios pertenecían al reconocido club de cazadores El Jaguar, y que al ir a realizar esta actividad habrían sido emboscados, esto de acuerdo con versiones extraoficiales.

En el municipio de la región Tierra Caliente, se conocía de la afición a la cacería por parte de los funcionarios, y que incluso el club al que pertenecían administraba un campo de tiro.

El alcalde confirmó, vía telefónica, el asesinato de los dos servidores públicos y  sostuvo que de acuerdo a los reportes preliminares que tenía, los cuerpos de los funcionarios fueron localizados cerca de la comunidad de Palos Altos, en el punto conocido como El Ushe.

De acuerdo a información de los familiares de los occisos, ellos regresaban de cacería y en un camino de terracería, a escasos 500 metros de la vía federal, por el poblado de Palos Altos, fueron interceptados por las fuerzas castrenses, quienes accionaron sus armas privándolos de la vida de manera instantánea.

Ante esta situación familiares y habitantes de la localidad de Palos Altos, y  de la cabecera municipal de Arcelia, bloquearon la carretera federal Chilpancingo-Altamirano, para exigir a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el esclarecimiento de los hechos y castigo a los responsables.

En los bloqueos, los pobladores no permitían la salida de los efectivos del Ejército Mexicano de la ciudad.

Con un homenaje solemne en las instalaciones del ayuntamiento, la noche del viernes se despidió al director de Tránsito municipal de Arcelia, Mario Urióstegui Pérez y al subdirector del área, Josué Vavinez Ramírez, muertos junto a otros dos compañeros en un enfrentamiento con el Ejército Mexicano.

De acuerdo a versiones de los pobladores, ambos funcionarios tenían relación con la delincuencia organizada, sin embargo, la versión que se maneja en medios impresos es que el enfrentamiento con los militares se debió a una confusión.