CHILPANCINGO, Gro., 1 de abril de 2014.- El dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, informó que tras el asesinato del policía ciudadano Gabriel Atrisco Álvarez, se reforzó la seguridad en los ocho pueblos que integran el valle del Ocotito.

Detalló que tras enterarse del asesinato de su compañero, llegaron 10 grupos de la Policía Ciudadana, cinco proceden de Tierra Colorada y cinco de la región Costa Chica.

Cada grupo está integrado por 12 elementos armados, que recorren los poblados del valle de Ocotito para garantizar la seguridad.

Plácido Valerio destacó que el asesinato de Atrisco Álvarez no ocurrió en la zona en que tiene presencia la UPOEG.

“Los delincuentes no se infiltraron a nuestro territorio, el compañero era taxista y se aprovecharon de eso para sacarlo, le pidieron un viaje y ya que lo tuvieron afuera lo mataron, pero los criminales no han podido introducirse en nuestra zona”, subrayó.

Informó que la UPOEG ya detuvo a una mujer, que presuntamente participó en el asesinato del policía ciudadano.

No reveló la identidad de la detenida, pero detalló que fue ella quien pidió el servicio de taxi en el que asesinaron a Gabriel Atrisco Álvarez.

Dijo que incluso tienen conocimiento de la ruta que tomaron los delincuentes para escapar, luego de cometer el homicidio.

“Ya estamos reforzando la seguridad, estamos previendo todo, porque cada muerte que hay en el valle nos duele, porque son compañeros y son seres humanos que no merecen morir así”, expresó Plácido Valerio,

La tarde de este lunes, tras el sepelio del transportista y policía ciudadano, los líderes de la UPOEG y los integrantes del Consejo de Autoridades Civiles y Agrarias de los pueblos, sesionaron a puerta cerrada para definir el plan de acción.

El dirigente social anunció también una reunión con el sector transportista de El Valle, para armar una estrategia de seguridad.

Más pueblos piden unirse a la UPOEG

Plácido Valerio indicó que por lo menos cuatro pueblos más solicitaron el ingreso de la UPOEG, ante el grave problema de inseguridad que se vive en ellos.

Sin embargo, se negó a informar los nombres de los pueblos y los municipios los que pertenecen.

“Cuidamos mucho las formas por lo delicado que es el asunto, pero sí hay peticiones, estamos trabajando, esta creciendo el movimiento. No queremos cometer el mismo error como lo que pasó en El Paraíso, que se iban a conformar los policías y por anunciar antes, nos mataron a los compañeros que se estaban organizando en 30 comunidades”, argumentó.

Muertos y mutilados en avance de la UPOEG

Bruno Plácido Valerio detalló que en el último año la UPOEG suman cuatro muertos y varios elementos mutilados.

Entre los muertos, recordó a Guadalupe Quiñones Carbajal, comandante de la UPOEG que fue privado de su libertad y asesinado por la delincuencia organizada, el 25 de marzo de 2013.

También puntualizó que tuvieron la baja de un elemento en el municipio de San Marcos; el asesinato de Laura Rosas Brito, cuñada del empresario Pioquinto Damián Huato y más reciente el del policía ciudadano Gabriel Atrisco Álvarez.

Además, dijo, hay elementos mutilados en accidentes durante los recorridos de seguridad.