ACAPULCO, Gro., 30 de mayo de 2016.- Este lunes se llevó a cabo el evento de Reforzamiento del Sistema Nacional de Comedores Comunitarios en el poblado de Tres Palos, encabezado por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, en el que a decir de habitantes del lugar, a pesar de haber sido breve, debió haber costado una gran inversión, para la cual se movilizaron unas 7 mil personas, muchas de ellas trasladadas en autobuses.
Desde el pasado jueves 26 de mayo, personal de logística de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) llegó al poblado de Tres Palos para organizar la visita de Peña Nieto, informaron pobladores que participaron en la organización.
El viernes arribó la subsecretaria de Sedesol del gobierno federal, Vanessa Rubio Márquez, quien se encargó de supervisar el área para organizar las entradas y salidas, así como asignar los espacios para el evento presidencial.
Posteriormente, el sábado comenzaron a montar la carpa, pero no cualquier carpa: se trató de una gran estructura, con soportes metálicos del tamaño de un castillo de concreto, que estuvo lista hasta el domingo por la noche. Lo mismo que algunas adecuaciones que hicieron a los campos deportivos Santa Teresita, propiedad de Rigoberto Blanco Cruz, familiar de Simón Blanco, quien fue homenajeado con el corrido, que evitaron el gobernador Héctor Astudillo Flores y, con todo y un gazapo de los apellidos de las familias rivales, el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña.
Asimismo, desde el sábado los diferentes accesos a Tres Palos fueron restringidos a sus propios pobladores, quienes debían identificarse y confirmar que ahí habitaban.
Para el domingo, a 500 metros a la redonda de donde se realizaría el evento presidencial para el que se esperaba la asistencia de al menos 5 mil personas, nadie podía circular a bordo de unidades automotrices y sólo podían ingresar a pie.
A partir de las 9 de la noche, en las calles Vicente González,16 de Septiembre y 18 de Marzo, sólo podían entrar caminando todos aquellos que previamente fueron enlistados por el Estado Mayor Presidencial como parte de las familias que viven en el área.
De acuerdo con pobladores, esta es la segunda ocasión en que un presidente de la República visita la comunidad. La primera ocurrió en los años 30, cuando el general Lázaro Cárdenas del Río visitó el lugar, justo donde se encuentra la ceiba ubicada en la calle principal, a la cual le pusieron su nombre.
Desde las 7 de la mañana de hoy lunes comenzaron a llegar las mujeres beneficiadas por los programas de Prospera, así como dirigentes seccionales del PRI de distintas colonias, coordinadoras de sectores y líderes regionales que fueron instalando a sus representadas en las escalinatas alrededor del escenario que fue montado para el acto político.
Para poder ingresar, la población en general tenía que pasar por cuatro filtros acreditando su invitación o dependencia gubernamental. En el último de ellos, había detectores de armas y perros policías olfateando a todas las personas para evitar que ingresarán con algún tipo de arma.
La entrada por el punto conocido como La Parota, que se ubica por la autopista Metlapil, el camino mejor conocido como Laguna-Tres Palos-Autopista, fue el más restringido ya que militares, Estado Mayor Presidencial y estatales sólo permitían el paso a invitados especiales y funcionarios federales, siempre procurando las mayores medidas de seguridad.
A pesar de que la gente comenzó a llegar poco antes de las 7 de la mañana, hora en el grueso de los asistentes fueron citados, el evento comenzó hasta 20 minutos después de las 13:00 horas. Pero para  prevenir desmayos, golpes de calor o algun otro incidente, personal de Protección Civil, en dos filtros ofreció agua en bolsas de plástico y manzanas.
A pesar de toda la travesía de seguridad encabezada por el Estado Mayor Presidencial y el Ejército, que incluyó caminar varias calles para poder llegar al evento, los invitados que fueron movilizados al lugar se mostraron muy animados y al momento de las porras apoyaron a Peña Nieto.
Para las 10:40 horas todo estaba listo. Un animador y una banda de viento amenizaba la espera, que terminó alrededor de las 12:20 horas cuando los asistentes comenzaron a escuchar las hélices del helicóptero donde viajó el presidente Peña Nieto y miraban al cielo o en alguna de las seis pantallas gigantes el arribo del presidente.
El helicóptero aterrizó en los campos de futbol Chavelas, donde el presidente abordó una camioneta que circuló por la avenida Lázaro Cárdenas y llegó a las canchas Santa Teresita a las 12:28 horas.
Después de que el presidente de la República y el gobernador de Guerrero Héctor Astudillo Flores fueron recibidos por la banda de guerra del Ejército, principalmente las mujeres animosas los esperaban para saludarlo.
Al ingresar a la carpa donde se realizó el evento de Reforzamiento del Sistema Nacional de Comedores Comunitarios de Sedesol, el presidente primero saludó a los funcionarios que lo esperaban en el acceso y posteriormente, emocionado comenzó a dar la mano a las señoras que se encontraban cerca de las vallas, las mismas que desde la entrada del poblado delimitaban y restringían el paso.
Los abrazos y las selfies no se hicieron esperar. El Estado Mayor Presidencial además de resguardar a Peña Nieto, no permitían que en la emoción las señoras lo jalaran bruscamente.
Pasadas las 13:20 horas el acto comenzó y tras las participaciones del gobernador Astudillo, del secretario de Desarrollo Social José Antonio Meade Kuribreña, de los secretarios de Defensa Nacional y Marina, Salvador Cienfuegos Zepeda y Vidal Francisco Soberón Sanz, la gente comenzó a retirarse sin esperar la intervención de Peña Nieto, quien luego de dos intervenciones más, habló sobre los beneficios y del trabajo en favor de los guerrerenses.
Para cuando el presidente concluyó su mensaje, al menos mil personas ya se habían salido y los asientos lucían vacíos.
Al final, la salida fue otra odisea, ya que se pudo observar a todos los asistentes retirándose. Nubes de polvo se observaban mientras caminaban entre las vallas y en algunos accesos. Personal de seguridad impedía el paso para evitar que la salida de Enrique Peña Nieto fuera interrumpida.
A la prensa se le mantuvo encerrada por alrededor de media hora y fue prácticamente de las últimas personas a las que le permitieron la salida.
Efectivos de la Marina también esperaban el permiso para retirarse y junto con los representantes de los medios de comunicación pudieron salir por la parte de atrás, donde otro grupo de militares los esperaban con bolsas de agua para rehidratarse luego de la calurosa mañana y parte de la tarde de intenso trabajo.
De acuerdo con habitantes de Tres Palos, la visita de Peña Nieto trajo beneficios para la población, ya que después de años de solicitar mejoras en los servicios, por fin la Comisión Federal Electricidad (CFE) les instaló transformadores con los cuales se disminuirán los constantes corte de energía eléctrica.
Ademas, les derribaron árboles que representaban un peligro para la comunidad y les rastrillaron calles que aún siguen sin ser pavimentadas.
Al concluir el evento que encabezó Peña Nieto, trabajadores de Sedesol entregaron a quienes iban saliendo, sus respectivas despensas que incluían galletas y jugos.