MORELIA, Michoacán., 30 de diciembre de 2015.- Cristiano Ronaldo, que irrumpió en el momento más crítico para su equipo, firmó una tregua en plena agitación en el Real Madrid, que superó a duras penas a la Real Sociedad en medio de un ambiente tenso y un entrenador, Rafael Benítez, cada vez más en entredicho.

De acuerdo a un comunicado de prensa, los golpes de talento del astro portugués, no obstante, ni fulminan las dudas ni calman el ambiente. El Real Madrid no mejoró y la insatisfacción de su hinchada es evidente. El plantel, cuerpo técnico incluido, reclama un golpe de timón. Un cambio brusco para un bloque sin rumbo.

El último partido del año se sumó a la lista de culpables de la campaña contra el Real Madrid ‘desenmascarada’ en la previa por el entrenador Rafael Benítez.

En el cierre de un 2015 para olvidar, de un año que contempló el declive blanco después de un 2014 cargado de éxitos y que dejó al equipo sin éxitos y con un palpable deterioro en su imagen (eliminación de la Copa por alineación indebida, el fichaje de David De Gea…), el cuadro blanco fue incapaz de cambiar la insatisfacción de la afición.

El mensaje del técnico madridista, puesto en cuestión y silbado notablemente en los prolegómenos, no caló. Nadie vio los fantasmas a los que Benítez se refería. Solo contempló a un equipo perdido sobre el césped, sin rumbo y sin ideas superado en momentos por un rival menor.

La nota en Quadratín Deportes.