Si en México sólo votara la “comentocracia”, el Partido Verde ya habría perdido su registro. “La banda del Tucán” –dicho en términos delincuenciales– sería parte de la historia. Su nombre y emblema estarían proscritos, sus dirigentes desterrados… y algunos en prisión.

La repulsión por el negociazo del heredero de la familia González Torres no es sólo un asunto de antipatía. La mala fama bien ganada crece cada rato, con cada reto.

Tan solo este lunes, Jesús Silva-Herzog Márquez en Reforma y José Antonio Crespo, en El Universal, dedicaron sus textos a la trampa, la impudicia y el cinismo sistemático de los dizque “ecologistas”. Ambos analistas se unen a una larga lista de intelectuales multicolores quienes demandan el fin de la impunidad.

El desdén de “los verdes” por la ley es evidente… y lo que opine “el círculo rojo” les vale madre; entienden que la cosecha de votos está precisamente en “el círculo verde”… entre “la prole ciudadana”.

Sí en cambio, “los verdes” temen los mensajes de los actores y presentadores más populares de la radio y la televisión, quienes –en algunos casos– parecen estár obligados a darle al cliente la razón.

Para cada enfermedad suele haber un remedio, pero el árbitro electoral –temeroso– no se atreve a sacar “tarjeta roja” a los aliados del PRI; solo reparte “tarjetas amarillas” sin fin; los “verdes” gozan la certeza de que el INE no se atrevería a expulsarlos a estas alturas del partido electoral.

A razón de dos o tres multas por semana, la cuenta de infracciones cometida por PVEM rasguña los 200 millones de pesos. A cada infracción surgen una nueva estrategia novedosa, al margen de la legalidad, ya no digamos de la ética política. Los Consejeros Ciudadanos, dicen que solo corresponde a los votantes mostrar su rechazo; la lógica es medrosa y casi suicida…

EL MONJE LOCO: Las nubes legislativas están cargadas de aquí al día del niño. En el Senado, por la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, la ley de Desaparición Forzada,la de Ejecución Penal, la nueva norma contra el lavado de dinero, las reformas en materia de seguridad –enviadas por el Presidente desde noviembre pasado– y sobre todo, por la Reforma Política para el DF. Los diputados están apurados por aprobar las leyes de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la de Juegos y Sorteos, la Pensión Universal y Seguro de Desempleo y las reformas a la ley de propaganda gubernamental… mientras, las bombas de tiempo en Congreso hacen tic, tac… tic, tac…. tic, tac…

@JoseCardenas1| [email protected]| www.josecardenas.com