Se acabó lo que se daba. En otras palabras, se terminó la paciencia y con ella los la tolerancia federal ante los privilegios del magisterio oaxaqueño disidente.

Por la vía “corta” del decreto, el gobernador Gabino Cué puso fin a una aberración creada hace 23 años –1992– por su antecesor priista Heladio Ramírez, quien prácticamente cedió el control total del sistema educativo de Oaxaca a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

La desaparición del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEPO) deja sin asideros a Rubén Núñez Ginés y sus 80 mil huestes belicosas. El líder de la Sección 22 de la CNTE pierde de tajo el control de un gran negocio construido sobre los cimientos de la corrupción política, en perjuicio de varias generaciones estudiantiles.

Los tiempos oficiales resultan precisos y preciosos.

El golpe a los maestros rebeldes es histórico; se venía cocinando desde hace varias semanas con auditorías a los funcionarios del IEPO, a las órdenes de la CNTE y con investigaciones a los líderes magisteriales, y con la ruptura del diálogo en la Secretaría de Gobernación. Todos estaba diseñado para ejecutarse al iniciar las vacaciones, con los maestros distraídos, y con la guardia baja.

Todo en defensa de la niñez oaxaqueña y de los verdaderos maestros sometidos por el yugo dictatorial de Rubén Núñez y compinches.

Por cierto, el manotazo llega en oportuno momento del Gobierno Federal, humillado y ridiculizado por la fuga de “El Chapo” Guzmán. Así no estaba planeado, pero en estos días, todo lo que escurra es miel.

La toma de control de la educación en Oaxaca era una de las pocas cartas que le quedaban a la federación para recuperar algo del prestigio perdido. Ningún otro tema, ha generado un consenso de la opinión pública como el rechazo a los métodos de la CNTE protestante.

Desde luego, esto no se ha acabado. Rubén Núñez amenaza con una reacción devastadora, en cadena. Advierte que la Sección 22 se opondrá a la decisión del Gobierno que le arrebata algo que según él le pertenece.

Tal vez por eso, el viernes de la semana pasada, el Secretario de Gobernación se reunió con el Jefe del Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera… y no fue para tomar café, sino para prever y contrarrestar el coletazo de la bestia.

EL MONJE LOCO: ¡Traidores! acusa la CNTE al gobierno con la gente. ¿y qué le grita la gente a la CNTE?

@JoseCardenas1 | [email protected] | www.josecardenas.com