La Casa Blanca de los Peña

El Presidente de la República tomó el toro por los cuernos y abordó el espinoso caso que ha alimentado la hoguera de las vanidades y los chismes.

En el contexto de la inauguración de la “Ciudad para la Salud de la Mujer”, en el Estado de México, el mandatario expresó coraje por la denuncia periodística de la semana pasada que cundió como el pánico…

La nota revela un afán orquestado para desestabilizar y oponerse al proyecto de nación del gobierno federal”. Así respondió el Presidente a la andanada de criticas y ataques que han configurado el llamado Ayotzinapa Moment, incluido el asunto de la costosa residencia particular del matrimonio Peña Nieto-Rivera.

En el mismo paquete de respuestas, el Presidente criticó el vandalismo agazapado en la protesta callejera y la campaña en redes sociales exigiendo su renuncia.

Enrique Peña Nieto explicó el momento adverso a partir de los afanes de aquellos cuyos intereses se han visto afectados por las reformas impulsadas en lo que va del sexenio, por aquellos quienes mucho tienen y ven amenazados sus privilegios. El mensaje carece de medias tintas; las palabras presidenciales confrontan las versiones de la supuesta conjura para demoler su administración.

Pieza clave en la oscura ofensiva contra el Presidente ha sido el escándalo de La Casa de las Lomas. Es –dice el mandatario– “un ataque contra mi persona y mi familia. Será la señora Angélica Rivera, la encargada de poner los puntos sobre las íes. Desmentir los datos imprecisos y aclarar los señalamientos infundados”…

A semana y media de destaparse el origen de la polémica propiedad, Presidencia ha sido incapaz de articular una respuesta adecuada. El desmentido para salir del paso logró el efecto contrario; no calmó las aguas y sí atizó el fuego.

En defensa propia, Peña Nieto lanzó un compromiso mayor: a partir de ahora, no puede haber transparencia a medias, mucho menos de él, de su equipo y de los funcionarios menores de la administración federal.

El Presidente de la República se juega todo.

Por lo pronto, la inminente respuesta de Angélica Rivera de Peña al reportaje elaborado por el equipo de la periodista Carmen Aristegui debe ser contundente, sólido y además convincente. Cualquier vaguedad, pondría en duda la palabra presidencial. La confianza de los mexicanos en el mandato de Los Pinos está en juego…

EL MONJE LOCO: Reloj no marques las horas… del Centro. Estuvimos en Cancún el fin de semana y nos quedó claro que en invierno es el paraíso… de los madrugadores. En lugar de disfrutar pleno sol y playa, hemos de conformarnos con playa y luna… y admirar las estrellas en la noche. Si usted quiere gozar al cien por ciento el caro (por querido) destino del Caribe mexicano –nuestra tercera frontera– prepárese para despertar cada día de vacaciones a las 5:30 de la mañana, e irse a dormir muy, pero muy temprano. En esta época del año, la noche en Quintana Roo comienza antes de las cinco y media de la tarde, justo al ponerse el sol, aunque cenas, bares y espectáculos inicien cuatro horas más tarde… como mandan los cánones. ¿Qué hacer cuatro horas sin nada que hacer… y con la luz prendida en 87 mil cuartos de hotel a lo largo de larga Riviera Maya?. Es buena pregunta. Cancún y el resto de la costa quintanarroense e islas aledañas como Cozumel, Holbox e Isla Mujeres deben lidiar con el horario del Centro y perder competitividad frente a destinos como Jamaica, Bahamas, Puerto Rico, Cuba y Miami… Pero todo eso no parece importar demasiado a los diputados federales, a los cuales no corre prisa por desempolvar la minuta aprobada hace dos años y medio –abril de 2012– por el Senado de la República para crear la cuarta zona horaria de la República Mexicana. La iniciativa no es un capricho; emparejar a la costa quintanarroense con el horario del Este traería grandes beneficios como la mejor interconexión con 22 aeropuertos de la Unión Americana y 8 de Canadá, de donde procede el grueso de los 9 millones y medio de visitantes anuales; ahorros en consumo de energía calculados en 1 mil 845 millones de pesos; incremento importante en la derrama económica traducida en casi 6 mil millones de dólares anuales –el 40 por ciento de las divisas totales recibidas por el país–. Se supone que la minuta para cambiar el horario en Quintana Roo debería ser dictaminada antes del próximo 15 de diciembre, primero en la Comisión de Energía encabezada por el diputado priista Marco Antonio Bernal y luego subida al pleno… pero sólo se supone. De aprobarse el nuevo horario de invierno para Quintana Roo, como dicta el sentido común, entraría en vigor a partir de abril del año entrante… ya veremos.

@JoseCardenas1| [email protected]| josecardenas.com.mx