…es lo que falta para las elecciones del 7 de junio, y como en aquella película de Kim Basinger y Mickey Rourke, también por acá desbordan las relaciones peligrosas… y las pasiones desenfrenadas.

A los dirigentes del partido ecologistano les salen las cuentas debido a las siete multas –un total de 169 millones de pesos… más lo que se acumule esta santa semana– impuestas por violentar la ley electoral.

En defensa propia, los “verdes” acusan números rojos resultado de una embestida alevosa, perversa e injusta de sus adversarios políticos… todos menos el PRI, claro.

La crisis obliga al partido defensor a los animales, a pedir dinero prestado… y mucho; solicita un crédito por 150 millones de pesos –al Banco Interacciones– para salir del agujero.

¿Lo permitirá el árbitro electoral?

La jugada parece inmoral, y además es ilegal…

Según la norma electoral, cualquier partido político puede pedir prestado y ofrecer propiedades y otros valores en garantía de pago… pero no puede hipotecar el dinero del financiamiento público; las “prerrogativas” no han de utilizarse como aval de alguna operación financiera distinta a los fines electorales; ahí está el detalle.

Desde luego, los “pobres” verdes se victimizan; lanzan metralla… y asoman el colmillo retorcido. No les parece tan grave haber intentado comprar la voluntad de los votantes mediante tarjetas de descuento, vales para medicinas y lentes graduados, o envolver las tortillas en papel con su propaganda, ni pintar de color verde las escuelas de Chiapas… tampoco la spotiza grosera en televisión y los famosos cineminutos.

Visto con ojos “verdes”, la violación sistemática de la ley electoral es pura fantasía, y los castigos sólo muestran la parcialidad y debilidad del INE y el TEPJF frente a la insidia de los demás contendientes.

Mientras… el catedrático e investigador Juan E. Pardinas llama al Tucán “ave de impunidad”… y saca cuentas: desde 1997, ese partido ha recibido 6 mil 450 millones de pesos del erario público; 358, cada año; ha tenido ingresos diarios por 980 mil pesos. Suponiendo que el 70% de ese dineral se haya utilizado para gasto operativo, la ganancia neta anual sería de 107 millones de pesos… ¡envidiable negociazo!

EL MONJE LOCO: Con todo y el pico cerrado, ese tucán chilla pa’fuera… y ríe pa’dentro.

@JoseCardenas1| [email protected]| www.josecardenas.com