Por diferentes causas, los medios de comunicación son inevitables componentes del juego democrático envueltos en las disputas por el poder.

Un buen ejemplo son los amagos contra un conductor de televisión ­–Joaquín López Dóriga– a quien el PRD llama “El anticristo”. ¿Por jalarle las barbas al “profeta”?

Pésimo tino de ese partido político de izquierda al estrenar su campaña electoral señalando a un periodista con la letra escarlata; como un enemigo, como un demonio en calidad de Papa capaz excomulgar a los “herejes”. Peor aun, la torpeza perredista de utilizar la imagen del informador en un spot –sin pagar derechos– para subrayar lo que no funciona en México.

Televisa y López Dóriga presentaron quejas porque el mensaje perredista incurre en alusiones calumniosas al asociar al periodista con acontecimientos negativos de trascendencia nacional.

El INE dio la orden de retirar el spot “Queremos ser tu voz”; el PRD califica de absurda e ilegal medida y promete impugnar.

Mientras, los censores terminan censurados.

¿Esos desheredados del fundamentalismo dogmático lopezobradorista de verdad son nuestra voz?

¿Por qué no se atreven a decir la verdad detrás del zipizape?

­Porque resulta más fácil denigrar que probar una sospecha.

Lamentable, ofensivo y ridículo resulta el comportamiento del liderazgo perredista en tiempos revueltos. 

EL MONJE LOCO: Iniciaron las precampañas electorales y con ellas, un grosero periodo de dispendio, abuso y agandalle de los partidos políticos. Impulsados por la pesca de votos, y arropados por una ley electoral a la medida, a los diez protagonistas de la contienda electoral la cuchara grande les queda chica; los partidos se adueñan de espacios infinitos en radio y televisión de aquí al 7 de junio.Serán difundidos once millones de spots distribuidos por el Instituto Nacional Electoral en tres mil estaciones de radio y canales de televisión de todo el país. Día, tarde, moda y noche escucharemos once millones de promesas, patrañas y mentiras; ideología pregonada como si fuera jabón; será un bombardeo invasivo y feroz… y la abstinencia mediática no será opción. ¿Y todo esto por qué?.Pues por una sencilla razón: porque se puede. 

@JoseCardenas1| [email protected]| www.josecardenas.com