¿El futbol es lo más importante de lo menos importante?

 

La bomba que le estalló de la “FIFA nostra” hacía tic-tac desde 2010, cuando El Padrino Jospeh Blatter anunció que Rusia y Qatar serían sedes de la Copa Mundial. A partir de entonces vinieron revelaciones escandalosas que dieron entrada al ex fiscal estadunidense Michael García. Tras 18 meses de investigación García reveló sospechosas irregularidades y falta de transparencia al interior del organismo; en 2013 aparece Chuck Blazer –ex dirigente de Concacaf– quien vomita toda la sopa y revela el secreto a voces… ahora el FBI sólo jala el hilo de la enredada madeja.

El drama de FIFA tiene todos los ingredientes para un gran thriller de intriga internacional.

Queda en evidencia que el deporte de las patadas –el más popular del mundo– se juega bajo el guión de una trama de poder digna de las grandes mafias del crimen organizado; conspiraciones, sobornos, lavado de dinero, desvío de fondos, fraudes… y demasiada corrupción y mentira. También queda claro que en la FIFA no hay fair play…

 

La organización supranacional más poderosa del mundo –con 202 países afiliados (diez más que la ONU)– somete a gobiernos, impone reglas y aplasta legislaciones locales; regula multimillonarias relaciones contractuales y fija las reglas de un juego financiero valuado en varios billones de dlares﷽﷽﷽﷽﷽anciero valuado en varios billones de d en evidencia quede populista y dicharachero. Si gana el Bronco, ser el ancho, ólares…

 

La redada de Zürich es el inicio de un cisma mayúsculo. La investigación del Departamento de Justicia estadunidense hace estallar una especie de mini guerra mundial; hasta Vladimir Putin acusa los intereses oscuros de Washington para arrebatarle a Rusia el evento que costará 13 mil 200 millones de dólares.

 

Joseph Blatter –mandamás de FIFA–podría reelegirse este viernes, pero no evitará el terremoto ni la calamidad.

 

EL MONJE LOCO: Me lo dice un encuestador experto: “si las elecciones en Nuevo León son limpias –ahí está el detalle– va a ganar El Bronco; porque está haciendo una campaña novedosa a través de las redes sociales; por el hartazgo del bipartidismo PRI-PAN; porque la candidata del PRI no da el ancho; porque el PAN se equivocó de candidato; por el apoyo del gremio empresarial –verdadero contrapeso del poder político–; por el aval de Fernando Elizondo –con fama de honrado–. El Bronco tiene pasado… y al parecer futuro, aunque sus adversarios lo acusen de caudillista y populista. Si gana El Bronco, ¡vaya “bronca”!… podría provocar un auténtico shock político de proporciones incalculables.

@JoseCardenas1 | [email protected]| www.josecardenas.com