CHILPANCINGO, Gro., 07 de octubre de 2014.- Los 28 cuerpos calcinados que fueron exhumados de fosas clandestinas en el poblado de Pueblo Viejo, en el municipio de Iguala, fueron trasladados anoche al Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo, Guerrero. 

De acuerdo a información publicada en El Universal, los cadáveres fueron ingresados para que se les practiquen las pruebas periciales y se les extraigan muestras de ADN que permitan cotejar los resultados con los de los 43 padres de los estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa que se encuentran desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre. 

Los cuerpos, que según la Fiscalía del estado se encontraban calcinados y algunos de ellos fragmentados, fueron trasladados en camionetas especiales para evitar su descomposición y que ello interfiera en las pruebas que se les practiquen en los siguientes días. 

Se espera que al Semefo arriben peritos de la PGR para que realicen las pruebas necesarias en materia forense, así como un grupo de especialistas argentinos que permitan determinar en un informe la identidad de las personas y en su caso comprobar si se tratan o no de los normalistas desaparecidos. 

La Fiscalía General de Guerrero, así como familiares de los estudiantes normalistas desaparecidos, dieron a  conocer que estas pruebas pueden tardar hasta dos semanas debido al grado de calcinación en que se encuentran lo cuerpos, localizados en las faldas de Cerro Gordo que se ubica en Pueblo Viejo. 

( http://www.eluniversal.com.mx/estados/2014/llegan-al-semefo-28-cuerpos-hallados-en-iguala–1044046.html )