OLINALÁ, Gro., 21 de agosto de 2014.- Alrededor de 500 habitantes de Olinalá, Alpoyeca y Ahuacuotzingo, del Frente Ciudadano de Huamuxtitlán y del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Cualác, marcharon por las principales calles de Olinalá para exigir la liberación de Nestora Salgado y de nueve defensores de la justicia comunitaria e integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC).

    Asimismo, abogaron por uno de los dirigentes del CECOP, Marco Antonio Suástegui, además de demandar la libertad para el líder de las autodefensas michoacanas, José Manuel Mireles y sus compañeros encarcelados.

      Las personas marcharon por calles de la cabecera municipal gritando consignas en represalia a las acciones del alcalde priista Eusebio González Rodríguez, el gobernador Ángel Aguirre Rivero, así como del presidente Enrique Peña Nieto por encarcelar a luchadores sociales.

    Ciudadanos de Huamuxtitlán acusaron al Ejército de violar derechos constitucionales al hacerlos descender de los vehículos en los que se transportaban sin mostrar orden alguna.

      Las instalaciones del ayuntamiento de Olinalá fueron cerradas e instalaron retenes militares en las inmediaciones del primer cuadro de la cabecera municipal, en los que revisaron a toda la gente que asistió a la movilización, convocada por el primer año cumplido de la detención de Nestora Salgado.

En el zócalo de Olinalá se llevó a cabo un acto político en el que denunciarán las arbitrariedades sobre la detención de Nestora y de su traslado al penal de Nayarit.

    El coordinador de la Policía Comunitaria de Olinalá, Gustavo Patrón Coronel, recordó que la Policía Comunitaria no se creó por capricho sino por el incremento de la delincuencia, asesinatos y cooptación de jóvenes para que trabajaran para la delincuencia organizada. Hace un año, cuando se generó el levantamiento ciudadano, fueron descubiertas computadoras, celulares, chalecos antibalas y una lista de personas listas para ser secuestradas en un plazo de un mes, entre las que se encontraba Nestora Salgado, dichas pruebas fueron entregadas al síndico procurador y al alcalde.

Pablo Najera Mosso, policía comunitario de Tepecuacotzingo leyó un poema dedicado a Nestora Salgado García y le envió saludos así como a los luchadores sociales presos, afirmó que la población esta unidad ante los atropellos que malos gobiernos cometen contra la población.

    A esta movilización se agregaron las efectuadas en embajadas y consulados de Estados Unidos, Brasil, Ciudad de México así como otras ciudades y países.

También se tenían previstos eventos en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), así como en Jamiltepec, Oaxaca, y en el estado de Sinaloa.