CIUDAD DE MÉXICO, 11 de enero de 2019.- Con la insistencia de que el plan para combatir el robo de combustible ha dado resultados, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador advirtió que continuará la estrategia y “a ver quién se cansa primero”.

Para ello, anunció que para mantener una mayor vigilancia de los ductos de Pemex, se comenzarán a realizar rondines aéreos sobre las líneas de distribución.

López Obrador detalló que se aumentará la protección de las instalaciones de Pemex y sus ductos, por lo que la Policía Federal se unirá a la Secretaría de la Defensa para custodiar las pipas en sus traslados, a la par de la vigilancia aérea por parte de helicópteros militares y la creación de bases.

“Se están creando bases especiales cada determinada distancia y estoy llamando al pueblo a que nos ayuden a que donde pasan los ductos, que nos apoyen”, explicó el presidente, quien también pidió a la población no quedarse callada y denunciar todo tiempo de actividad ilegal. 

Asimismo destacó que ya están por terminar los trabajos de reparación del ducto de Tuxpan a Azcapotzalco, el cual fue atacado en dos ocasiones, lo que provocó que la distribución del combustible fuera más lenta de lo esperado.

Ante esto el mandatario federal mandó un claro mensaje a los atacantes y huachicoleros, de que no se cansará y continuará trabajando para evitar que siga el robo.

“A ver quién se cansa primero, se han ahorrado 3 mil millones de pesos, desde luego se generan molestias, pero no dejo de agradecerle a la gente su ayuda, su comprensión”, puntualizó, y mencionó que pronto se restablecerá la distribución de gasolina, sin embargo no quiso dar una fecha fija para no errar.

Más información aquí.