ATOYAC, Gro., 5 de junio de 2019.- Alrededor de 11 enramaderas que se encontraban establecidos en la rivera del río Cuyo-Tomate, abandonaron sus negocios debido a la recomendación de Protección Civil por la creciente a consecuencia de las lluvias.

Los propietarios dijeron que ya empezaron a sacar sus pertenencias y lamentaron que se verán afectados porque no tendrán un espacio para vender sus productos y es su única fuente de ingresos.

Juan Manuel Solorio, uno de los afectados, señaló que van a quitar palos y palapas y cuando esté mejor “pues vamos a tener que instalarnos provisionalmente”. Invitó a la ciudadanía a no ingresar al río a nadar.

Refirió que las lluvias que se registraron este martes por la tarde y noche, originaron que el río agarrara más agua y alcanzó la superficie de piedra, muy cerca de las enramadas.