CHILPANCINGO, Gro., 12 de abril de 2019.-Jóvenes participantes en el tercer Parlamento Juvenil abordaron temas como la despenalización del aborto y la educación como el método para combatir la delincuencia.

En la edición de este año participaron 50 jóvenes en cinco distintos grupos, que simularon las comisiones legislativas del Congreso del Estado.

En su participación, la joven María Teresa Zamora Salinas de Acapulco, expresó que la despenalización del aborto es una deuda de Estado y que en Guerrero el panorama de las mujeres con relación a su vida reproductiva es desalentador, pues además de la falta de seguridad aquellas que deciden abortar son criminalizadas.

“La penalización del aborto es contrario la construcción de sociedades igualitarias, un primer paso a la igualdad de género es que las mujeres tengamos control sobre nuestra capacidad reproductiva que incluya acceso a la anticoncepción y al aborto seguro, la despenalización del aborto es una deuda del Estado y debe ser un tema prioritario”, expresó.

Diana Lizeth Campos Campos abordó el tema de la venta de menores con fines matrimoniales, principalmente en la región de La Montaña, y Úrsula Martínez Barrueta sobre la necesidad de legislar sobre la violencia política en razón de género.

Erik Fernández Carvajal de Zihuatanejo, recordó que en ese municipio de la Costa Grande en 2015 los hechos de violencia eran superiores hasta que se llevaron a cabo acciones ciudadanas para fomentar la paz, por lo que dijo que desde las escuelas se debe trabajar para ello.

“Sin paz no hay educación, sin paz no hay inversión, sin paz no hay turismo, sin paz todos perdemos porque todos sabemos que ignorancia genera violencia (…) educar para la paz es propiciar el desarrollo de habilidades y adquisiciones de herramientas que permitan a los pueblos convivir sin violencia”, dijo.

El joven David García nava, expresó que Guerrero vive en una situación de violencia que no se puede revertir de la noche a la mañana, derivado de la pérdida de valores que se deben abordar no sólo en las viviendas sino también en las escuelas.

Consideró que se debe reforzar la educación a un nivel básico con temas que orienten con formación cívica y ética, como la violencia de género y la prevención del delito.