ACAPULCO, Gro., 1 de octubre de 2020.- Sin respetar la sana distancia y sin portar cubrebocas, el Sistema de Transporte Acabús permite abordar a los usuarios, pese a que desde hace varios meses las autoridades sanitarias condicionaron estas medidas para evitar contagios de Covid 19, como es en hoteles, restaurantes, playas y bares.

En un recorrido, Quadratín Guerrero constató que en al menos tres estaciones de este medio de transporte que comenzó operaciones en  2016, el acceso no es regulado por los vigilantes para que los pasajeros cumplan con las medidas.

Se trata de la estaciones de Las Anclas, Oviedo y La Base donde se dan más estos casos; en esta última, la aglomeración comienza desde que los usuarios tienen que esperar hasta por 40 minutos uno de los camiones que tiene como ruta la avenida Costera Miguel Alemán, Farallón del Obispo, Maxitúnel, bulevar Vicente Guerrero para concluir en la colonia Vacacional.

Sin embargo, el verdadero peligro comienza una vez que al camión aborda el grupo de ciudadanos que hacía fila en la parada de La Base, ya que la capacidad no es regulada por ningún trabajador del Acabús; todos los asientos llenos e incluso hasta gente de pie viaja en el vehículo.

A mediados de septiembre, el Periódico Oficial del Estado decretó que en el transporte público, sólo se permitiría el ascenso del 60 por ciento del total de su capacidad, la cual, no se ve reflejada en la manera de operar en este sistema de transporte modernizado que tuvo un costo superior a los mil 500 millones de pesos.

De acuerdo con información de la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad del Estado, actualmente el Acabús tiene en operación unos 100 vehículos de 140 con los que inició; el resto se encuentran inservibles en el predio y corralón perteneciente a este sistema ubicado en el poblado El Quemado.

A través de las redes sociales, usuarios se han quejado por las largas esperas que tienen que hacer para abordar estos vehículos durante las conocidas horas pico, es decir, entre 8 de la mañana y 7 de la tarde, así como por tener que viajar aglomerados aún cuando autoridades lo han prohibido.