AMLO y el video de su hermano

Desde que yo recuerde en mi vida como reportero, caminando siempre por el filo de la navaja de la denuncia contra la corrupción y exigiendo transparencia, hasta la fecha en el ámbito político guerrerense, jamás había visto a un político responder como lo hizo AMLO, ante un video que muestra supuestos actos de corrupción de uno de sus hermanos con un político chiapaneco que es hoy funcionario federal.

El presidente dijo en la conferencia mañanera que se debe de presentar una denuncia por el video ante las autoridades respectivas, en este caso la Fiscalía General de la República y así las investigaciones iniciarán y se llamará a declarar a los implicados.

“Cero corrupción, cero impunidad, sea quien sea. (…) Tienen que llamar a declarar a mi hermano y a David León y llegar a fondo”, sentenció.

En el pasado y en el presente, los políticos guerrerenses, priístas, perredistas, panistas, morenistas, señalados, acusados, a través de los medios de comunicación de actos de corrupción en la Función Pública, de nepotismo, de hacer negocios con familiares y amigos, siempre han optado por desacreditar y perseguir al reportero, al medio, a través del que se hace la denuncia.

¡Ufff! Grandes cantidades de dinero público en campañas mediáticas para combatir a quien se atrevió a denunciar, pero cero compromiso con una investigación transparente que deslinde a los acusados.

Ahí la diferencia entre AMLO y esta casta corrupta que llegada al poder se siente intocable y libre de sustraer los recursos públicos para su beneficio.

Bueno ni siquiera han expresado el compromiso ante la opinión pública de realizar una investigación sobre la denuncia, mucho menos hacer el hipotético compromiso de castigar a los responsables.

Eso es lo que exalta la imagen del presidente AMLO: su compromiso, no sólo con los principios morales que pregona su gobierno, sino en los hechos, con acciones concretas que dan muestra de ética y civismo.

Desde Aguascalientes, donde se realizó la conferencia mañanera, el Presidente aseguró que el video es de 2015, cuando se llevaban a cabo elecciones en Chiapas (y el PRI jugaba al carro completo) y comicios federales en donde Morena “no ganó ni un sólo distrito y de los 124 municipios de Chiapas sólo se ganó uno”.

“Esos recursos, como se habla en el video, se utilizaban para la gasolina, para el apoyo de quienes trabajaban en la organización del movimiento y, como él mismo lo afirma, David León contribuía de esa manera, consiguiendo esos fondos”, explicó.

Y como bien dice Jorge Zepeda Patterson, el video y la respuesta del presidente demostrarán de qué está hecho AMLO, aunque no estoy de acuerdo con su conclusión, que determine el principio del fin. El caso no es para tanto, si se demuestra responsabilidad se debe castigar a los responsables y sanseacabó.

Y la respuesta de AMLO ha sido vertical: “sin linchamiento político, con mucha seriedad”; agregó que la difusión del video es “una reacción normal, legítima de quienes están viendo afectados sus intereses por la decisión que tenemos”.

Cierto. Lo veo en los comentarios de los opositores del Frenaa local. Comentarios que revelan una especie de alivio entre los políticos corruptos del antiguo régimen, como afirmando: “ya ven, no sólo nosotros robabamos” y así justificar su descrédito moral y político.

Cada testimonio, cada imagen, cada video que muestre supuestos actos de corrupción del grupo cercano al presidente, para los prianistas parecieran como bocanadas de aire fresco y complacientes: “ya ven como todos somos corruptos”.

No señores, no todos son iguales a los del régimen pasado, los que por cierto, ya fueron juzgados y están estigmatizados.

Los videos del conservadurismo mediático no le moverán un pelo al presidente y al gobierno de la 4T. Le harán lo que el viento a Juárez. Tiempo al tiempo. Así que siéntense señores.