¡Stop Trump!

Todavía la mañana del jueves pasado, en la conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la firma del tratado comercial tripartita entre México, Estados Unidos y Canadá, mejor conocido como T-MEC.

Y adelantó que los tres personajes que estaban a su lado, frente a decenas de reporteros en la tradicional conferencia de prensa mañanera, irían esa misma tarde al Senado a buscar la aceleración de la firma del acuerdo, ya sea en territorio estadounidense o aquí.

Optimismo hacia la conclusión de las negociaciones, fue lo que afirmó el presidente López Obrador, después de dejarle el micrófono al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, la secretaria de Economía, Graciela Marqués y al negociador del acuerdo, Jesús Seade. Incluso se atrevieron a manejar que en junio sería la fecha para la conclusión y firma del acuerdo.

Todo era tranquilidad hasta concluir la mañanera del jueves, ni se le dio la importancia a los mensajes de las últimas horas del presidente Donald Trump, ya de por sí acostumbrados a su gusto por su patología tuitera.

Antes de salir del afrancesado y añejo salón donde se realizan las conferencias, el Ejecutivo federal dijo que ni una pregunta más, porque en unos minutos más , allí mismo en Palacio Nacional, se reuniría con los gobernadores panistas y más tarde con un grupo de banqueros.

Nadie esperaba el violento tuit del gobernante estadounidense, que horas después expresaría toda su carga xenofóbica, en busca de apoyo a su propuesta electoral en vías de la reelección: palos contra los migrantes y contra el vecino pobre, su mayor socio comercial. Fue como una ducha de agua fría, afirmó el representante de AMLO en las negociaciones del T-MEC, Jesús Seade.

“El 10 de junio, Estados Unidos impondrá un arancel del 5% a todos los bienes que ingresan a nuestro país desde México, hasta el momento en que los inmigrantes ilegales que llegan a través de México a nuestro país PAREN”, dijo el presidente de Estados Unidos en Twitter.

Para algunos conocedores del presidente estadounidense afirman que: “Las posturas radicales de Trump no son necesariamente posiciones de acción, sino de negociación”.

Sin embargo, el anuncio de subida de aranceles por parte de Estados Unidos coloca a México ante un precipicio económico de consecuencias impredecibles.

El presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó un mensaje al pueblo de México, “Le digo a todos los mexicanos que tengan confianza, que vamos a superar esta actitud del gobierno de Estados Unidos, ellos van a rectificar porque el pueblo de México no merece un trato como el que se quiere aplicar, nosotros siempre hemos atendido y escuchado los planteamientos del gobierno estadounidense… , le pido a los mexicanos que esperemos, vamos a estar informando constantemente, vamos a salir bien”, dijo.

La respuesta ha sido contundente, nadie ha negado el apoyo al presidente, las distintas organizaciones políticas y sociales lo han hecho, el pueblo que lo apoya mayoritariamente también. Todos a apoyar al presidente de la República en defensa de la soberanía nacional amenazada por este representante de los más conservadores intereses neoimperiales.

¡Stop Trump!