El oficio que se hizo viral y peligroso como el Covid 19

El director de Reglamentos y Espectáculos del ayuntamiento de Acapulco, Julián Nicio López, se encuentra en la cuerda floja, y viviendo tal vez sus últimos días al frente de la dependencia, como consecuencia del oficio que dirigió a diversos prestadores de servicios turísticos en el que informa  del “decreto” para cerrar establecimientos, por disposición de la autoridad municipal, para prevenir el contagio y propagación del Covid 19.

Lo que ya se conoce como “el decretazo municipal” y que mantiene con el Jesús en la boca a varias autoridades locales, con políticas contrarias al protocolo sanitario que dictan las autoridades centrales, no sólo ha despertó la ira de los empresarios y vendedores ambulantes de playas del puerto, sino también en las esferas más altas del gobierno federal de la 4T.

Y como el hilo se rompe por Io más delgado, el licenciado responsable de la dependencia cargará con la responsabilidad de la orden dada por la misma presidenta municipal Adela Román Ocampo, que no sólo fue a dado conocer de manera analógica, sino también en las diversas plataformas digitales a través de un revelador video.

El funcionario municipal, gente del súper asesor Ricardo Castillo Barrientos, que se ha caracterizado por generar conflictos y roces innecesarios al interior del equipo de la alcaldesa con sus nombramientos y determinaciones, envió el documento firmado por su puño y letra.

Ahí dice que la presidencia municipal mediante acuerdo de Cabildo realizado el pasado 17 de marzo, acuerdo que muchos regidores niegan, “decretó” el cierre de establecimientos comerciales “con giros de bares, discotecas, yates de recreo, cines, centros nocturnos, restaurantes bar, gimnasios y cualquier otro establecimiento con características similares a partir del 18 de marzo hasta el 19 de abril”.

Segundo, que “los giros no contemplados en el decreto inmediato anterior deberán observar y llevar medidas sanitarias y efectivas para detectar los casos de personas infectadas con el Covid 19 y evitar su propagación en el municipio. Además de implementar otras medidas como el uso del gel antibacterial en sus accesos a los establecimientos, el uso de cubrebocas de los empleados que tengan contacto directo con los clientes, respetar a distancia de un metro de persona a persona y/ o cualquier otra medida sanitaria que estime pertinente de acuerdo a la necesidad de su giro comercial y que evite la (Sic) probación y contagio”.

El jueves la presidenta reculó y negó la existencia del decretazo. Ese mismo día se le amotinaron los de la Canaco para rechazar la determinación y, por otro lado, exigir estímulos económicos y fiscales para paliar la contingencia de incalculables dimensiones que avizoran. Este viernes comerciantes ambulantes protestaron y se enfrentaron verbalmente con la alcaldesa, a la que injuriaron indebidamente.

En círculos cercanos a la presidenta Adela Román Ocampo trascendió que el gobierno federal, a través de conferencia telefónica, presionó a la alcaldesa para salir a decir que lo que había dicho no lo dijo y que no se había “decretado” nada sobre cierres de establecimiento en el municipio turístico más importante del país, como ya cantaban la notas de los medios nacionales haciéndole el juego a la derecha conservadora que exige desde un primer momento la paralización económica del país para paralizar al gobierno de AMLO.

¿Por qué esos desatinos del gobierno local de la 4T frente a su homólogo federal? Tan fácil que es ponerse a ver las mañaneras, o seguir las conferencias del secretario de salud federal todos los días a las siete de la noche. ¿No recibe síntesis informativas la alcaldesa? ¿No lee la información que se le envía? ¿Y los asesores y súper asesor qué hacen además de cobrar sus fuentes emolumentos?

Al parecer la alcaldesa no tiene quien le escriba consejos que le ayuden con la gobernanza del municipio. Un círculo estrecho de amigos y familiares parece mantenerla aislada de la realidad.

El horno no está pa bollos. Quién sabe qué escenarios políticos inéditos y retos generará esta crisis provocada por la peste, en donde todos, después de que pase, ya no seremos los mismos.