TIXTLA, Gro., 18 de noviembre de 2013.— La Comisión de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG) activó un nuevo emisor que permite desalojar otros 300 litros por segundo de agua estancada en Tixtla a causa de las lluvias provocadas por la tormenta Ingrid, hace dos meses.

Esta cantidad de agua se suma a los 800 litros por segundo que expulsa el llamado emisor norte —que desemboca en el río Balsas—, y a otros 400 litros desalojados por medio del canal de desagüe que conduce a la planta tratadora de Atliaca y los resumideros naturales de la laguna, lo que significa en total la expulsión de mil 500 litros de agua por segundo.

La dependencia informó que, hasta este fin de semana, la anegación ha disminuido 1.70 metros, equivalente al 65 % de volumen del líquido, producto de la expulsión de aproximadamente 7 millones de metros cúbicos.

Para este emisor sur, se rastrearon y rehabilitaron más de 2 kilómetros de caminos rurales que resultaron afectados por los fenómenos hidrometeorológicos y se instalaron 1.8 kilómetros de tubería de hierro, de 24 pulgadas de diámetro, con dos bombas que expulsan alrededor de 300 litros de agua por segundo, mismo que son conducidos a un resumidero que desemboca al río Azul.

El agua conducida por este emisor, precisó la dependencia, “está siendo tratada previamente para su desinfección y no representa riesgo para los cauces de los municipios circunvecinos ya que el volumen desalojado está debidamente controlado y el aumento en el caudal de los afluentes será mínimo”.