CIUDAD DE MÉXICO, 26 de julio de 2018.- Todavía no existe como tal un Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea, reiteró la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), pues se está negociando un acuerdo integral cuyas partes son inseparables entre sí.

Dicho tratado comercial es parte de un acuerdo mixto, “mucho más amplio, que cubre también temas de diálogo político y de cooperación”, detalló la Cancillería mexicana.

En respuesta a un punto de acuerdo por el que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión se congratula por el fin de las negociaciones y la llegada a un acuerdo, la SRE precisó que se pactó en principio en los temas políticos y de cooperación en noviembre de 2017, y en los temas económicos-comerciales en abril de 2018.

La Comisión Permanente exhortó al Poder Ejecutivo Federal a acelerar los procesos pendientes entre el gobierno mexicano y los órganos de la Unión Europea, a fin de que el Tratado de Libre Comercio entre ambas partes sea firmado y enviado para su ratificación al Senado de la República.

La dependencia a cargo de la política exterior explicó que la profundidad y amplitud de los temas rebasa al actual Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación, conocido como el Acuerdo Global, por lo que el nuevo texto supera lo que se consideraría un Acuerdo Global modernizado.

A través de una misiva, aseguró que el Ejecutivo federal, tanto por medio de la SRE como de la Secretaría de Economía, impulsó durante las negociaciones que el nuevo acuerdo no solamente incluyera un artículo específico sobre equidad de género y el empoderamiento de las mujeres, como lo que ya se está negociando en el ámbito del diálogo político, además del tema de manera transversal, que es uno de los principios generales de acuerdo.

“La perspectiva de género también se incorpora en artículos dedicados a temas tan diversos como el problema mundial de las drogas, la migración y el desarrollo sostenible, entre otros”, indicó. La SRE subrayó que para el gobierno mexicano “es una prioridad la pronta conclusión formal de las negociaciones y la posterior aprobación del acuerdo.”

Por el momento, todavía se encuentran trabajando con las autoridades europeas para que, una vez que se concluyan las negociaciones técnicas, se dé celeridad a los pasos previos a la firma y el envío para ratificación del Senado y del Parlamento Europeo del nuevo acuerdo México-Unión Europea.

Previo a la firma, el texto del acuerdo deberá pasar por un proceso de adecuación legal, traducirse a todas las lenguas oficiales de la UE y recibir la aprobación del Consejo de la Unión Europea.

Más información aquí.