ACAPULCO, Gro., 20 de enero de 2020.- El ex gobernador y ex alcalde del puerto por el PRD, Zeferino Torreblanca Galindo, criticó la gestión de la presidenta municipal de Morena, Adela Román Ocampo, pues dijo que “carece de capacidad para gobernar” y está rodeada de “ineptos”.

“La presidenta no tiene el mínimo sentido de lo que es el ejercicio de la función pública, ella no ha conocido, grita, vocifera, es prepotente y se contesta. No da la cara para decir ‘estos son los ingresos y esto vamos a hacer’. Hay que rodearte de gente que sepa”, expresó al acudir al informe de actividades de la regidora por el PT, María Elbjorn Trani.

El también ex candidato a la alcaldía de Acapulco por el PT en la elección de 2018, en la que resultó triunfadora Román Ocampo, criticó el anuncio de la reingeniería administrativa del municipio “a mitad de su gestión”, y que lo haya hecho el Primer Síndico, Javier Solorio Almazán, y no la alcaldesa.

“En Acapulco no hay autoridad, está devastado, es ingobernable y requeriría una política de choque y no una directora de relaciones públicas, y mala, de Acapulco”, indicó.

Zeferino Torreblanca volvió a levantar la mano para ser “el sacrificado”, en referencia a volver a ser candidato, para dejar todo por el puerto durante una gestión de tres años e integrar un proyecto político de conjunto, en la próxima elección a la gubernatura y la renovación de las alcaldías.

Añadió que para recuperar la ciudad son necesarias acciones profundas, de lo contrario no se resolverá “el gravísimo problema de Acapulco (…) Acapulco es una anarquía total, y entiendo que no se va a poder resolver el tema de la seguridad pública de la noche a la mañana, pero tampoco veo un intento”.

Aseguró que “más allá de agandalles políticos”, se requiere trazar una ruta a largo plazo, pues no se pueden dar golpes de timón cada tres años.

En relación al ofrecimiento del edificio inteligente que hizo el gobernador Héctor Astudillo Flores al gobierno federal, para que sea sede de la Secretaría de Salud durante la descentralización, pidió que se retome el proyecto de que albergue oficinas gubernamentales, y así se reduzca el gasto del gobierno estatal.

“Acapulco requiere un alcalde o alcaldesa que se dedique a sacrificarse y empezar a enderezar el asunto, pero nadie quiere perder popularidad, se requeriría, y no me estoy auto proponiendo, a una persona que no tenga futuro político, que no tenga necesidad, que realmente quiera reconvertir al puerto de Acapulco. No se requiere a simuladores”, apuntó.

Criticó también las aspiraciones de su sucesor, Ángel Aguirre Rivero, de ser candidato a la presidencia municipal del puerto.

“Sería bueno que se enfrentara en sus cinco sentidos, para empezar, porque no es igual que el estado, que lo representaba la señora (Laura del Rocío Herrera). Ojalá que se anime porque tiene conocimiento político y también para robar, es especialista, que se lleve a los Hughes (Acosta), sería bueno que los Hughes sean sus coordinadores de Finanzas y le manejaran el dinero”, señaló con la ironía que le caracteriza, en referencia a la detención en 2015 de su subsecretario de Administración, Víctor Ignacio Hughes Alcocer, y de su secretario técnico del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Víctor Felipe Hughes Acosta, por presunto lavado de dinero.