CIUDAD DE MÉXICO, 4 de febrero de 2020.— El gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, apuesta por adherirse al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi), pero no entregarse a la Federación.

La tarde de este martes al arribar a Palacio Nacional para reunirse con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y los otros mandatarios emanados del Partido Acción Nacional (PAN), señaló que la apuesta es beneficiar a los ciudadanos.

Aún cuando Mendoza Davis se pronunció en el mismo tenor que el Gobierno federal, de garantizar la gratuidad de manera gradual con fecha límite el 1 de diciembre de este 2020, consideró que todo dependerá del flujo de recursos.

“La gratuidad tendrá que ir de manera gradual en término de todos los padecimientos, en la medida que se le vayan garantizando los recursos, podremos ir garantizando en todos los padecimientos (atención) a todas las personas”, afirmó.

Baja California Sur es de las cinco entidades del país que no cuentan con un convenio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)-Bienestar, pero insistió en que dependerá de los fondos que se deben repartir por parte de la Federación a los estados, la atención que se vaya brindando a los sudcalifornianos en hospitales públicos.

Sigue la nota aquí.