CHILAPA, Gro., 15 de agosto de 2016.- En el segundo día de la tradicional Tigrada de Chilapa 2016 se limitó en un rápido recorrido por las principales calles de la ciudad, en un desnutrido pero colorido contingente de personas vestidas de tigre, que salieron a desfilar pese a la violencia que se vive.

En esta ocasión el contingente de tigres que regularmente encabeza el Ayuntamiento, hubo manadas de hombres tigres que agarraron camino propio y no del continente oficial.

Otros grupos de tigres prefirieron hacer pasarela frente a las autoridades y políticos invitados, que esta vez el templete se colocó a un costado de la Plaza Cívica, donde el alcalde priísta Jesús Parra García presenció el recorrido.

A diferencia de años anteriores, donde la Tigrada  era aprovechada por políticos que buscaban fotografías y grabadoras de la prensa, este año la Tigrada lució con pocos tigres, y en el recorrido acudieron empleados del Ayuntamiento que encabezaron el movimiento,  como se acostumbra.

Pese a la inseguridad y violencia que se vive en este municipio, la gente salió a las calles,  incluso muchas personas apreciaron el desfile desde las azoteas de sus casas.

En esta ocasión, no se notó la participación de los barrios que tradicionalmente participan con grandes manadas de tigres y las delegaciones de otros municipios también desdeñaron la invitación.