TIXTLA, Gro. 29 de enero de 2015.- Las alarmas en el municipio guerrerense de Tixtla se desataron este jueves por la tarde cuando un grupo de ejidatarios hicieron el hallazgo de un cráneo humano en una zona boscosa, uniéndose el magro descubrimiento a toda una bagatela de sucesos que han contaminado de inseguridad la región tan sólo en el mes de enero.

 

Y es que el territorio, habitado por apenas 37 mil personas, se ha convertido en un punto de choque entre los estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, los integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Estado de Guerrero y las fuerzas criminales del cartel de Los Ardillos, quienes se debaten la plaza con otros grupos delincuenciales.

 

Arrancó 2015 y ya cuatro casos de violencia mermaron la tranquilidad de los ejidatarios que se dedican a actividades como la agricultura, la pesca o la arriería. Aquí el recuento:

 

8 de enero de 2015
La Fiscalía General del Estado (FGE) encontró tres bolsas negras de plástico con restos humanos en su interior, ello en el kilómetro 0+750 de la carretera que conduce al municipio de Tixtla en la región Centro del estado y sin que hasta el momento exista una pista para dar con el paradero de los criminales que perpetraron la fechoría.

 

16 de enero de 2015
Un grupo de 30 hombres encapuchados y armados con palos y machetes, destrozaron la cabina de la antena repetidora de la empresa Televisa en el municipio de Tixtla de Guerrero, provocando la interrupción de la señal de televisión abierta abierta en varios municipios de la región. Hasta el momento, el servicio no ha sido restituido.

 

19 de enero de 2015
En punto de las 19:00 horas, un grupo de encapuchados ingresó a las instalaciones del Consejo Distrital número 24 del Instituto Electoral de Participación Ciudadana IEPC en Tixtla, donde rompieron vidrios y quemaron documentación electoral como parte del ‘boicot’ a los comicios de Guerrero, emplazado por estudiantes normalistas e profesores de la CETEG como parte de las medidas para la resolución del caso Ayotzinapa.

 

26 de enero de 2015
José Luis Ortega Abarca, quien fuera líder del grupo delincuencial ‘Los Rojos’ y hermano del alcalde perredista, Gustavo Alcaraz Abarca, fue ultimado por hombres armados que arribaron a sus domicilio sin que las autoridades policiacas logran hacer algo para impedirlo. El presunto capo también conocido como ‘La Gringa’, fue señalado en repetidas ocasiones por la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) como cabecilla de los movimientos delictivos en Tixtla, pero ninguna autoridad federal, estatal o municipal lo ejerció acción alguna ante estas denuncias.