ACAPULCO, Gro., 22 de marzo de 2017.- El presidente de la República, Enrique Peña Nieto advirtió ante los integrantes de la Asociación de Bancos de México (AMB) que ante el panorama económico mundial existe “el riesgo de que las sociedades opten por opciones ilusoriamente rápidas”, y que “la llegada de doctrinas extremas termina lastimando a la sociedad”.

En su mensaje durante la inauguración de la 80 Convención Bancaria que lleva por lema El dilema global: liberalismo vs populismo, Peña Nieto invitó a los integrantes del sector financiero a trabajar unidos en el objetivo de construir a partir de los cambios estructurales realizados en el país con los cambios estructurales.

“La transformación desde las instituciones debe ser el camino a seguir los siguientes años”, dijo, y agregó que “el proyecto de transformación que sociedad y gobierno construimos juntos debe continuar, es nuestra mejor alternativa si queremos obtener resultados duraderos y de amplio avance”.

Antes mencionó el avance del populismo que pone en riesgo los valores que defiende el liberalismo sobre el que se construyeron las estructuras y los valores que dan sustento al desarrollo del país que “se ha venido consolidando en el paso de los años, porque esto no se logra de la noche a la mañana, sino que demanda esfuerzos cambios estructurales, decisiones complejas, profundas, cambios en los modelos a los que hemos estado acostumbrados”.

Dijo que se refería a “posiciones dogmáticas que postulan soluciones aparentemente fáciles” pero que cierran espacios “a la realización personal, a los espacios de libertad que todo ciudadano debe de tener”.

Recordó cuando el gobierno era el principal proveedor de bienes como el papel para los periódicos, cuando dictaba “las condiciones de crédito a la banca, indicando en qué sectores prestar y a qué tasas eventualmente hacerlo” y “era fabricante hasta de bicicletas pasando por una serie de empresas en las que eventualmente incursionaba y cerrando espacios a la participación de la iniciativa privada”.

Abundó que la participación “era privilegio solamente de los alineados”.

Antes el presidente de la AMB, Luis Robles Miaja, defendió el liberalismo y dijo que el gremio bancario “está a favor de las instituciones y el modelo de país”.