TAXCO, Gro., 3 de agosto de 2015.- El encargado del agua potable de la comunidad de San Juan de Dios, Juan Carlos Aranda López, denunció que a pesar de las quejas que se han presentado ante el departamento de Enfermedades Gastrointestinales de la Secretaría de Salud de Guerrero, el río San Juan continúa contaminado por desechos de agroquímicos, publica La Jornada Guerrero.

El funcionario alertó que lo grave es que la ribera del afluente, que es zona de alto riesgo, se está convirtiendo en relleno para asentamientos humanos, y la dependencia no ha actuado.

Desde que la comunidad obtuvo el muestreo que hizo la UNAM, dio parte a la dependencia del estado para que actuara, y “hasta el momento no han hecho nada”.

Lee más AQUÍ