PETATLÁN, Gro., 19 de marzo de 2017.- Alumnos de la escuela primaria Nicolás Bravo de la localidad de Palos Blancos, en este municipio, toman clases en aulas convertidas en “unos hornos”.

Maestros del plantel que por temor a represalias omitieron dar su nombre, indicaron que el centro escolar resultó afectado por el sismo del 18 de abril de 2014, el cual fue de 7.2 grados, lo que dejó aulas y la dirección afectadas, y no cuentan con ventiladores, ni mucho menos aires acondicionados, por lo que la alta temperatura resulta insoportable.

Asimismo, acusaron que los niños toman sus clases en los pupitres de madera que tienen casi treinta años.

Aseguraron que ya se informó a las autoridades educativas de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), y hasta la fecha ningún orden de gobierno apoya a esta escuela, ante lo cual pidieron al gobernador Héctor Astudillo Flores los ayude a resolver sus demandas.