ACAPULCO, Gro. 2 de enero de 2015.- Por causa de adeudos salariales y pago de aguinaldos vencidos, los integrantes de la policía municipal del puerto guerrerense de Acapulco amagaron esta mañana con tomar edificios públicos, ello en contraprestación por no recibir sus prestaciones de ley.

 

Fue en conferencia de prensa desde la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil (SSPyPC) que el abogado Jesús Antonio Lemus Beltrán demandó a las autoridades municipales y federales se liquiden el pago los trabajadores del orden a celeridad.

 

El conflicto se remonta a abril de 2014, cuando los uniformados iniciaron un paro total de labores (que en al menos 3 ocasiones ha sido “concluído”) en medio de despidos y acusaciones en el marco de los exámenes de confianza, sin embargo, “hay gente policías municipales que ni siquiera fueron a la Ciudad de México a los exámenes de evaluación y aparecen en la lista como aprobados y son escoltas de funcionarios municipales y del propio alcalde Luis Walton Aburto”, recriminó e su momento Lemus Beltrán.

 

El abogado defensor Acusa exige a las autoridades se restituyan los salarios de 60 trabajadores de la SSPyPC, mismos que han interpuesto amparos ante la justicia federal. Asimismo, destaca que otro de los puntos acordados “de buena fe” acordados con el alcalde Walton a principios de diciembre era la instalación de mesas de trabajo donde se iba a tratar los casos de los 260 agentes que aprobaron los exámenes de control y confianza y que serían sometidos a una capacitación.

 

En caso de que estas demandas no se cumplan, el representante Lemus Beltrán advirtió que “se tomará un plan de acción en el que pararan labores en la Secretaría como, desde trámite de licencias hasta paro de labores por parte de los policías auxiliares”, lo que dejará a más de 40 empresas desprotegidas ante la carencia de elementos de seguridad.

 

En ese sentido, el abogado señaló al edil Walton Aburto como el responsables intelectual de los recientes asesinatos de policías en el puerto ya que, dijo. “es una forma de intimidar al movimiento de los policías”.

 

A modo de breviario, fue el pasado 29 de diciembre cuando el jefe de peritos de Tránsito Municipal, José Manuel Galeana Gómez, fue ultimado de un certero disparo a la cabeza en la carretera Cayaco-Puerto Marquez. Paralelamente, fue el 16 de diciembre cuando un par de motociclistas balearon al policía Bejamín Hernández Lorezana, quien mientras paseaba vestido de civil en la colonia Fraccionamiento Hornos.

 

Con información de Uriel Sánchez