ACAPULCO, Gro., 8 de septiembre de 2020.-La falta de empleo a consecuencia de la pandemia del coronavirus obligó a que trabajadores de playa, vecinos de la colonia Chinameca por años, construyeran casas de madera, palapa y hasta de barro en la parte alta del cerro, debido a que ya no podían pagar rentas.

La tarde de este martes, unas 100 familias indígenas que migraron en su momento a este destino de playa para poder tener trabajo, recibieron una amenaza de que serían desalojados de los predios invadidos, presuntamente por un conflicto con la señora Erika Velázquez Fombona, quien dice ser funcionaria del Ayuntamiento.

El abogado de los afectados, José Félix Jaimes Villalba explicó que el pasado sábado, al lugar llegaron junto a la mujer tres patrullas de policías municipales para recorrer la zona, mismos que presuntamente agredieron físicamente a uno de los habitantes.

Cuestionado sobre cuál había sido el motivo para llegar a esos terrenos de la colonia que se conoce como Ampliación Bosques de la Cañada, el defensor respondió: “Tenemos necesidad, pagamos renta y la pandemia reciente nos orilló a esta situación, estamos aquí por esta razón”.

Por ello, pidió a las autoridades toleren las 100 viviendas que han sido construidas con desechos de madera, láminas de cartón y otros artefactos improvisados.

Esta zona se ubica a unos 15 minutos de la glorieta de La Diana Cazadora, accediendo por la avenida Farallón del Obispo, a unos 800 metros del Colegio de Bachilleres número 2.